¿Es Dios un Dios severo?

Dios Severo

Romanos 11:21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará.

Podemos notar que en este capítulo Pablo les habla a los gentiles que no deben abusar de la gracia de Dios, ya que llegó un punto en que ellos se sintieron más importantes que los israelitas, es como si pensaron, “Ustedes Israelitas, rechazaron a Dios, pero nosotros si le amamos” Pablo tenía que mostrarles que no es que los gentiles eran más bueno que los judíos, y debía resaltar que así como a las ramas naturales (Israel) Dios no les perdonó sus pecados, su soberbia etc. Tampoco perdonará o pasará por alto si los gentiles abusan y hacen aún cosas peores. Pero ellos (Los gentiles) pensaban que Dios no era tan severo

Hoy día vemos a padres considerando que los adolescentes hagan lo que quieran porque hay que darles su espacio, porque están en una etapa fuerte para controlarlos, se les permite que vivan una vida desenfrenada sumergidos en el alcohol, cigarrillos, fiestas, sexo etc. Porque según los psicólogos y los expertos apoyan estas decisiones. Vemos leyes que respaldan a que los hijos denuncien a sus padres si estos le castigan o le pegan por corrección y hasta presos pueden ir. Ahora en este mundo que rechaza a Cristo, es natural ver esta clase de escenarios, pero en el caso de los cristianos deberíamos preguntarnos, ¿Dios es severo? Veamos que dice Romanos 11:22

Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.

Podemos notar en este versículo que se resaltan dos palabras importantes, la bondad y la severidad, Dios no puede ocultar que Él también tiene otra cara. Lamentablemente en estos tiempos se predica mucho de un Dios de amor, un Dios bueno, bondadoso, (Y eso es totalmente cierto, así es nuestro Dios) pero muy pocos hablan de un Dios que corrige, que es severo, que exige y demanda santidad en la vida de sus hijos. Pablo no está descartando el amor de Dios, pero si resalta que las dos cosas van juntas. Con esto automáticamente queda descartada la doctrina calvinista, que la salvación no se pierde, y no es que Dios te la quita, es que el hombre la rechaza. Definamos el concepto de severo:

Una persona rigurosa o intransigente con las faltas o las debilidades de los demás, es estricto y riguroso al aplicar una ley o una regla

Vemos que el significado nos muestra que Dios siendo severo es intransigente con las faltas, no negocia, no importa el tiempo que tengamos en sus caminos, no importa el ministerio ni el trabajo que hagas, Dios hará pagar a cada uno por nuestros actos. La cara severa de Dios incluye: Severidad, corrección, temor, ira

Antes de nosotros ser cristianos, nos deleitábamos en el pecado, en los placeres de este mundo y las vanidades, pero al conocer a Cristo, al arrepentirnos de nuestros pecados, cuando aceptamos a Cristo como nuestro salvador y decidimos seguirle, se produce en nosotros un nuevo nacimiento, y ya lo que antes para nosotros era placer y deleite, se convierte en tentaciones o luchas. Pero con el pasar de los meses o años llega un punto en que el cristiano siente que tiene un tipo de licencia para pecar, pasa por nuestra mente que Dios es bueno todo el tiempo, y si pecamos, a veces ni pedimos perdón, porque muchos creen que el pecado se borra cuando ese pecado se nos olvida, ignoramos que a Dios nada se le escapa, y que todos los pecado deben ser confesados (1 Juan 1:9)

Si la relación que usted tiene con Dios se basa en una sola cara de Dios, “Usted está mal”, todos quieren la cara de la bondad y el amor, escuchamos expresiones como “Tanto que peco contra Dios pero Él me sigue bendiciendo” No hermanos, si pensamos así, vivimos en un error, no podemos creer que la relación con Dios es igual a la relación de los hombres. Dios demanda santidad en la vida de sus hijos, Él sabe quién peca con toda intención, conoce quién planea pecar y después pedir perdón.

El que vive una vida en libertinaje ya siendo cristiano, sólo cree en un Dios blando, que permite cualquier clase de acciones de parte de sus hijos, le quitan peso a algunos versículos de la Biblia y es lo que predican en las iglesias para atraer a las personas, pero cuan mal estamos haciendo, hablar de la severidad es necesaria, así como los padres la aplican con sus hijos, ¿Cuánto no más Dios lo hará con nosotros?

Vamos a ver en algunos pasajes bíblicos que nos demuestra que Dios siempre ha mostrado su severidad desde el principio de todas las cosas:

Génesis 2:16-17 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Podemos notar que Dios le dio un veredicto a Adán, y en el capítulo 3 cuando apenas comen del fruto prohibido, Dios cumple lo que dijo, entra el pecado al mundo y por ende la muerte espiritual para todos los seres humanos. Rápidamente Dios castiga a la serpiente, a la mujer, al hombre y hasta maldice la tierra, sacándolos finalmente del huerto.

Éxodo 20:7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

Cuando tomamos a la ligera el nombre de Dios, cuando se pierde el temor a Dios, comenzamos a tolerar el pecado, y cosas que parecen insignificantes las permitimos, el que quiera jugar a ser cristiano, permítame recordarle que Dios no juega a ser Dios

Veamos más versículos:

Éxodo 20:20 Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.

Levítico 10:1-7 Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó. Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová. Entonces dijo Moisés a Aarón: Esto es lo que habló Jehová, diciendo: En los que a mí se acercan me santificaré, y en presencia de todo el pueblo seré glorificado. Y Aarón calló. Y llamó Moisés a Misael y a Elzafán, hijos de Uziel tío de Aarón, y les dijo: Acercaos y sacad a vuestros hermanos de delante del santuario, fuera del campamento. Y ellos se acercaron y los sacaron con sus túnicas fuera del campamento, como dijo Moisés. Entonces Moisés dijo a Aarón, y a Eleazar e Itamar sus hijos: No descubráis vuestras cabezas, ni rasguéis vuestros vestidos en señal de duelo, para que no muráis, ni se levante la ira sobre toda la congregación; pero vuestros hermanos, toda la casa de Israel, sí lamentarán por el incendio que Jehová ha hecho. Ni saldréis de la puerta del tabernáculo de reunión, porque moriréis; por cuanto el aceite de la unción de Jehová está sobre vosotros. Y ellos hicieron conforme al dicho de Moisés.

Los hijos de Aarón pecaron al ofrecer un fuego extraño, presentaron una ofrenda que Dios no había ordenado, y la Biblia claramente nos muestra descendió un fuego que los quemó. Dios no toleró el pecado y Aarón teniendo temor de Jehová pudo contener la fuerte situación por la que pasaba

Levítico 24: 10:16 En aquel tiempo el hijo de una mujer israelita, el cual era hijo de un egipcio, salió entre los hijos de Israel; y el hijo de la israelita y un hombre de Israel riñeron en el campamento. Y el hijo de la mujer israelita blasfemó el Nombre, y maldijo; entonces lo llevaron a Moisés. Y su madre se llamaba Selomit, hija de Dibri, de la tribu de Dan. Y lo pusieron en la cárcel, hasta que les fuese declarado por palabra de Jehová. Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Saca al blasfemo fuera del campamento, y todos los que le oyeron pongan sus manos sobre la cabeza de él, y apedréelo toda la congregación. Y a los hijos de Israel hablarás, diciendo: Cualquiera que maldijere a su Dios, llevará su iniquidad. Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera.

Sólo bastó que este joven mencionara el nombre Yahvé, que era un nombre sagrado e impronunciable para los israelitas, para que esto fuese su sentencia a la muerte, a Dios en este tiempo se le llamaba Adonai (Señor). Vemos que Moisés tratando de mediar colocándolo en la cárcel, Dios le habla y le indica que ese blasfemo debe morir y todo aquel que haga lo mismo pagará las consecuencias

Lucas 12:5 Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

Conclusión

Así como estos hay muchos más versículos en la Biblia que nos muestran la severidad de Dios, debemos entender que somos hijos de un Dios santo, y el demanda santidad en toda vuestra manera de vivir, si es necesario el concepto miedo a Dios para respetarlo y alcanzar salvación, que así sea, el sistema de este mundo cada día nos quiere llevar a pecar con trampas, mentiras, corrupción etc. No debemos tolerar ni negociar con el pecado, debemos recordar que de las manos del maligno Dios te puede salvar, pero de las manos de Dios nadie te puede librar. Él es Santo, es amor, es bueno, es misericordioso, es bondadoso, pero no debemos olvidar que nuestro Dios, este que habla la Biblia, también es severo

Pastor David Durelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s