Parte 2: Desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento

Imagen3

Periodo de los Jueces (Desde Josué hasta Samuel aprox. 450 años): En el periodo de los Jueces la promesa de Dios sigue, ahora se concentra en un pueblo (Israel). Durante el A.T. encontraremos muchas promesas de cuidado y protección por parte de Jehová, ya que dentro de ese pueblo se está gestando su Hijo, todo lo contrario a las demás naciones enemigas de Israel (amalecitas, filisteos, madianitas, amorreos, entre otros), que cuando Dios ordenaba, muchas veces dijo que se exterminara por completo la memoria de esos pueblos (Deuteronomio 25:17-19). El libro de los Jueces señala particularmente la descomposición religiosa de Israel, que hizo necesaria la intervención divina, la consecuente miseria como castigo por la apostasía, el arrepentimiento y el levantamiento de jueces como salvadores. Algunos ellos fueron Otoniel, Aod, Gedeón, Jefté y Sansón. Es importante notar que estos jueces no eran simples magistrados que administraban justicia, sino caudillos (o, como suele decirse, líderes carismáticos) que el Señor fue suscitando en los momentos de crisis para liberar a su pueblo de la opresión. Cuando una o varias tribus israelitas se veían amenazadas por un ataque enemigo, estos caudillos llenos del Espíritu del Señor se levantaron para combatir contra ellos (Jueces 3:10; 11:29).

Periodo Monárquico con un reino unido (Saúl, David y Salomón con 40 años de reinado cada uno): Los ancianos de Israel se acercaron a Samuel pidiendo un rey como las demás naciones, desechando a Dios para que no reine sobre ellos (1 Samuel 8) sin embargo Jehová seguiría estando presente y es quien decide seleccionar a este nuevo rey. Él escogió a Saúl y a pesar de conocer en su Omnisciencia lo que iba a suceder, Dios mismo estaba preparando el escenario, para que la revelación de su Hijo pudiese ascender. ¿Cómo iba a llegar David a entrar en los planes? Por medio de Saúl, por medio de la cobardía de uno, por medio del rechazo de uno, para que el otro pudiese pasar. David fue el segundo rey de Israel, escogido igualmente por Dios y ungido por Samuel (1 Samuel 16:1-13). Gobernó 7 años en Hebrón y 33 en la nación completa (1 Reyes 2:11), luego de morir David le sucede su hijo Salomón, producto de otra promesa de Jehová (2 Samuel 7:13-16; 1 Reyes 2:1-4). Salomón llevó a cabo el proyecto que su padre no había podido realizar (1 Reyes 8:17-21) y erigió un lugar de culto que tendría en el futuro una enorme importancia en la vida religiosa y cultural de Israel. La importancia de dicho templo se pone de manifiesto, sobre todo, en la plegaria pronunciada por el rey durante la fiesta de la dedicación (1 Reyes 8:23-53).

Importante: En el periodo Monárquico como vivía el rey, también vivía el pueblo, por eso siempre veremos a Dios castigando a los reyes, porque ellos eran los responsables de la conducta del pueblo. Tenemos el caso de Josías quien fue un buen rey, y durante todas las reformas que hizo, el pueblo se unió a sus acciones, pero cuando el rey era malo y desobedecía a Dios, vemos una nación corrompida y sumergida en pecados como lo fue en el reinado de Manasés

División del reino (Roboam con Judá y Benjamín/ Jeroboam con 10 tribus): Pero no todo fue gloria y magnificencia en el reino de Salomón. La Biblia también deja entrever los aspectos negativos de su reinado, como fueron las concesiones hechas a la idolatría, las excesivas cargas impuestas al pueblo o sus pecados sexuales al tener 700 mujeres reinas y 300 concubinas (1 Reyes 11:3). A pesar de disfrutar los placeres que ningún hombre pudo tener, de no negarle nada a sus ojos, a su paladar, a pesar de no negarse ninguno de sus caprichos, Salomón deja al pueblo en una mala condición social. Tras su muerte le sucede Roboam (su hijo) quien desechando el consejo de los ancianos, obedeció el consejo de los jóvenes, porque no escuchó la petición del pueblo para disminuir los impuestos y el trabajo duro (1 Reyes 12:1-16). A raíz de esto, hubo una división en el reino, sólo dos tribus quedaron fieles a Roboam lo que se conoce como reino del sur “Judá”, pero las otras 10 tribus se aliaron a Jeroboam (funcionario de Salomón) y quien Jehová había dicho que terminaría gobernando. Estas 10 tribus conforman lo que se conoce como el reino de norte “Israel”.

Dos reinos

Reino del Norte (Israel) 10 tribus, capital: Samaria

931 – 722 a.C. – Nueve Dinastías

Rey

Fecha a.C. ¿Bueno o malo? Años de reinado Fin de su reino Cita Bíblica
Jeroboam I 931-910 M 22 Herido Por Dios 1 Re 11, 26-14, 20
Nadab 910-909 M 2 Asesinado por Baasa 1 Re 15, 25-28
Baasa 909-886 M 24 Murió 1 Re 15, 27-16, 7
Ela 886-885 M 2 Asesinado or Zimri 1 Re 16, 6-14
Zimri 885 M 7 días Suicidio 1 Re 16, 9-20
Tibni 885-880 M 5 Murió 1 Re 16, 21-22
Omri 885-874 M 12 Murió 1 Re 16, 23-28
Acab 874-853 M 22 Herido en Batalla 1 Re 16, 28-22, 40
Ocozías 853-852 M 2 Muerte por una Caída

1 Re 22,40-2 Re 1,18

Joram 852-841 M 12 Asesinado por Jehú 2 Re 3, 1-9,25
Jehú 841-814 M 28 Murió 2 Re 9, 1-10. 36
Joacaz 814-798 M 17 Murió 2 Re 13, 1-9
Joás 798-782 M 16 Murió 2 Re 13, 10-14, 16
Jeroboam II 793-753 M 41 Murió 2 Re 14, 23-29
Zacarías 753 M 6 Meses Asesinado por Salum 2 Re 14, 29-15, 12
Salum 752 M 1 Mes Asesinado por Manahem 2 Re 15, 10-15
Manahem 752-742 M 10 Murió 2 Re 15, 15-22
Pekaía 742-740 M 2 Asesinado por Peka 2 Re 15, 22-26
Peka 752-732 M 20 Asesinado por Oseas 2 Re 15, 27-31
Oseas 732-722 M 9 Exiliado a Asiria 2 Re 15, 30-17

Reino del Sur (Judá) 2 tribus, capital Jerusalén

931 – 586 a.C. – Una sola Dinastía

Rey Fecha a.C. ¿Bueno o malo? Años de reinado Fin de su reino Cita Bíblica
Roboam 931-913 M 17 Murió 1 Re 11, 42 -14, 31; 2 Cr 10:1-12:16
Abiam (Joram) 913-911 M 3 Murió 1 Re 14, 31 – 15, 8; 2 Cr 13:1-22
Asa 911-870 B 41 Murió 1 Re 15, 8 -24; 2 Cr 14:1-16:14
Josafat 873-848 B 25 Murió 1 Re 22, 41-55; 2 Cr 17:1-20:37
Joram 853-841 M 8 Herido por Dios 2 Re 8, 16-24; 2 Cr 21:1-20
Ocozías 841 M 1 Asesinado por Jehú 2 Re 8, 24 – 9, 29; 2 Cr 22:1-9
Atalía (Reina) 841-835 M 7 Asesinada por el Ejército 2 Re 11, 1-20; 2 Cr 22:1-23:21
Joás 835-796 B 40 Asesinado por sirvientes 2 Re 11, 1 – 12, 21; 2 Cr 23:16-24:27
Amasías 796-767 B 29 Asesinado por la corte 2 Re 14, 1-20; 2 Cr 25:1-28
Uzías (Azarías) 790-739 B 52 Herido por Dios 2 Re 15, 1-7: 2 Cr 26:1-23
Jotam 750-731 B 16 Murió 2 Re 15, 32-38; 2 Cr 27:1-9
Acaz 735-715 M 16 Murió 2 Re 16, 1-20; 2 Cr 28:1-27
Ezequías 715-686 B 29 Murió 2 Re 18, 1 – 20, 21; 2 Cr 29:1-32:33
Manasés 695-642 M 55 Murió 2 Re 21, 1-18; 2 Cr 33:1-20
Amón 642-640 M 2 Asesinado por Sirvientes 2 Re 21, 19-26; 2 Cr 33:21-25
Josías 640-609 B 31 En batalla 2 Re 22, 1 – 23, 30; 2 Cr 34:1-35:27
Joacaz 609 M 3 Meses Exiliado a Egipto 2 Re 23, 31-33; 2 Cr 36:1-4
Joacim 609-597 M 11 Murió en Asedio 2 Re 23, 34 – 24, 5; 2 Cr 36:5-8
Joaquín 597 M 3 Meses Exiliado a babilonia 2 Re 24, 6-16; 2 Cr 36:9, 10
Sedequías 597-586 M 11 Exiliado a babilonia 2 Re 24, 17 – 25, 30; 2 Cr 36:11-21

Dios había prometido que del trono de David no faltaría varón, por ello en el reino del Sur se mantiene una misma dinastía. Los libros proféticos ya están enfocados en ambos reinos, pero tanto a Judá (con un mayor número de profecías) como a Israel, Dios les envió profetas para exhortarles, advirtiéndoles de su pecado, de su maldad, de las consecuencias por abandonar a Jehová, para que no se apartaran de la Ley. Los profetas vieron con extraordinaria lucidez el desorden que reinaba en la sociedad, el pueblo de Israel no era lo que Dios quería y esperaba de él. El Señor había formado y cuidado a su pueblo, como el labrador planta y cultiva su viña, y esperaba de él buenos frutos. Pero sus esperanzas quedaron frustradas porque la viña del Señor, en vez de dar buenos frutos, había producido uvas agrias (Isaías 5:1-7).

Otro tema central de la predicación profética es la fidelidad al culto de Jehová. Ese tema se encuentra, sobre todo, en Oseas, Jeremías y Ezequiel. Ellos denunciaron la idolatría en todas sus formas, utilizaron ampliamente el simbolismo conyugal: Jehová era el esposo de Israel, pero los israelitas se comportaban como una esposa infiel, que engaña a su marido y se prostituye con el primero que pasa (Oseas 4.1-14; Jeremías 2.23-28). Era preciso, por lo tanto, volver a la fidelidad perdida (Jeremías 2:1-3), antes que fuera demasiado tarde (Jeremías 4.1-4).

¿Existe la predestinación?

predestinado

Una de las doctrinas del calvinismo es la creencia en la predestinación, donde afirman que Dios desde la creación del mundo, eligió a las personas que por medio de su gracia gozarán de la salvación eterna, pero los demás serán condenados.

Veamos un concepto de predestinar: Disponer o decidir el destino de una persona o de una cosa de antemano a su comportamiento o conducta.

En esta “doctrina” el término predestinación se ha confundido con la Omnisciencia de Dios, porque choca directamente con muchas enseñanzas bíblicas. Si yo digo que Dios predestinó a alguien para salvación y a otros para perdición, estoy insinuando que Dios dispuso, o determinó la conducta de cada hombre para que tuviesen ese resultado final. Ahora veamos un ejemplo: Dios creó a todos los animales, pero predestinó que los perros ladraran y los gatos maullaran, estos animales no pueden emitir un sonido diferente que va en contra de su naturaleza, porque así los creó Dios. Pero el punto que Dios conoce y sabe de antemano quienes atenderán su llamado, quienes serán sensibles al mensaje del evangelio, quienes se salvarán porque perseverarán hasta el final y quienes se perderán porque nunca amarán al Señor, NO ES PREDESTINACIÓN, es la OMNISCIENCIA DE DIOS, y no es predestinación porque sencillamente el hombre tiene la capacidad de decidir si acepta o rechaza la salvación, tenemos ejemplos bíblicos muy claros, por ejemplo:

Génesis 4:7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él

Deuteronomio 11:26-28 He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido.

Deuteronomio 30:15 Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

“El hecho de que Dios conozca de antemano las circunstancias y decisiones que tomará el hombre, antes que existan, la omnisciencia de Dios no elimina en absoluto la capacidad del hombre como agente moral responsable de su destino final”

Romanos 2:5-8 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia.

Dios no tiene preferencia con algunos y con otros no, todos los hombres son alcanzados por la gracia preveniente, de modo que nadie tiene excusa, esta gracia NO ES LA QUE SALVA, pero SI ES esa luz que nos conduce a creer en el evangelio, por ejemplo: Usted puede entrar en una habitación oscura y sólo ver la pequeña luz del interruptor, esa luz no alumbra por completo el lugar, pero le señala donde está el interruptor que trae la luz. Cuando la persona escucha una exposición correcta del evangelio, y procede con fe a un arrepentimiento genuino, entonces por Gracia son salvos (esa bondad de Dios que no merecíamos, ese favor inmerecido que ha provisto la redención del hombre por medio de Jesucristo). Otro punto que anula la “predestinación” es que la Biblia nos alerta a no descuidarnos, nos enseña a estar constantemente velando y siendo santos en toda nuestra manera de vivir, ningún hombre alcanzará la plenitud de la estatura del varón perfecto en esta tierra, esta se alcanzará cuando partamos de este mundo o cuando el Señor venga por su iglesia (Filipenses 1:6), y el requisito indispensable es ser hallados en santidad (Hebreos 12:14), de modo que alegar que somos salvos siempre salvos a pesar de cómo vivamos, eso de salvos siempre salvos así el creyente se suicide, eso de salvos siempre salvos sin esforzarnos por vivir como Él demanda, no es lo que enseña la Biblia, si fuésemos predestinados, ¿Para qué el libre albedrío? ¿Para qué la potestad en el hombre de aceptar o rechazar la salvación?

Nunca leemos en la Biblia a Pedro, a Pablo, a Juan el bautista o al mismo Jesús decir ¡Quizás Dios los salve, o esperemos que seas un elegido! Porque ¿Cómo podemos ofrecer sinceramente a los hombres algo que no ha sido provisto para ellos? ¿Cómo podemos ofrecerles un don gratuito, si el don no ha sido adquirido para ellos? ¿Cómo podemos instarles a beber de la fuente de vida, si el agua no ha sido provista para ellos? ¿Cómo podemos decirles que sean salvos, si el Señor Jesucristo no ha provisto para su salvación? ¿Cómo podemos decirle a una persona, “Toma la medicina y serás sanado” si no hay medicina para tomar y no hay sanidad provista?

Hechos 2:47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

La palabra salvos proviene del griego “sozo” en efecto el término significa salvar, pero el contexto “habían de ser salvos”, tampoco es una referencia a la predestinación, más bien se traduce como “los que iban siendo salvos”. Sin embargo no significaba que todos los que llegaban a la iglesia eran salvos, sólo aquellos que realmente nacieron de nuevo, y caminaron con Cristo hasta el final

Judas tampoco fue predestinado, a pesar que estaba escrito que Jesús sería entregado por 30 piezas de plata (Zacarías 11:12), Judas antes de ser un discípulo de Jesús no sabía que lo iba a entregar, sin embargo vemos que decidió el mal en su corazón  a pesar de caminar con el mismo Hijo de Dios. De la misma forma Dios conoce quién será fiel hasta el final, pero usted y yo que hoy seguimos con vida, no debemos relajarnos, sabemos que tenemos que esforzarnos por vivir una vida en santidad y en obediencia a la Palabra de Dios, conocemos cuál será nuestro resultado final si no descuidamos nuestra salvación, pero también estamos conscientes de a dónde iremos si nos apartamos de Dios y jugamos a ser cristianos

Mientras existan los siguiente pasajes, no podemos predicar que la salvación aplica para algunos seleccionados o predestinados, el sacrificio de la cruz fue absoluto y por toda la humanidad, el evangelio se debe anunciar al mundo entero, el hecho que la Biblia nos muestre que muchos “rechazarán a Cristo” no podemos decir que ellos nunca tuvieron la oportunidad de salvarse, sean muchas o pocas oportunidades cada hombre decide si sigue a Cristo o le da la espalda:

Isaías 53:6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de TODOS NOSOTROS

1 Timoteo 2:4 el cual quiere que TODOS los hombres SEAN SALVOS y vengan al conocimiento de la verdad

Romanos 5:6 Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por LOS IMPÍOS.

Juan 3:18 El QUE EN ÉL CREE, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios

Conclusión:

Escogidos no son las personas buenas, con educación o los más talentosos, escogidos son todos los que obedecen la voz de Dios, los que reconocen a Jesucristo como salvador, los que llegarán al cielo porque abandonaron el mundo, las pasiones, los deseos pecaminosos y entregaron completamente su corazón, alma, mente y fuerzas a Dios. Pero estas personas no nacieron programadas para ser cristianos, no fue que inexplicablemente comenzamos a amar a Dios, cada uno entendió el propósito por el cual estaba en este mundo y a pesar de las muchas veces que se nos predicó el evangelio, de los rechazos y las burlas, llegó un día donde nacimos de nuevo y donde voluntariamente decidimos morir para el mundo y vivir para Cristo. Por su palabra sé a dónde voy, sé que debo ser constante, pero es necesario predicar el evangelio para otros también se salven, la oportunidad que muchos despreciaron, otros la aprovecharon antes de fuera demasiado tarde

Ismael Quevedo

Parte 1: Desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento

Imagen1

La creación (Génesis 1 y 2) y Periodo Santo antes de la caída: En la Biblia encontramos cómo iba a ser la vida de los hombres antes de pecar, en este período santo, existía una comunicación directa con Dios, el hombre tenía una posición por encima de los ángeles, no se tenía conocimiento del bien y del mal, el trabajo no sería forzoso, el dolor de parto en las mujeres sería leve, Adán amaba profundamente a Eva, no había vergüenza (estaban controlados por el Espíritu, no había consciencia de la carne). Podemos ver que lo espiritual estaba en control, la luz guiaba al hombre y Dios permanecía en ellos, por tanto ni en Adán ni en Eva existía maldad. Pero al sacar a Dios de la vida, automáticamente se refleja la maldad, esto fue lo que sucedió con Lucifer cuando apartó a Dios de su corazón (Ezequiel 28:15)

El pecado de Adán y Eva (Génesis 3): La serpiente induce al hombre a pecar, sin embargo ellos no fueron obligados por satanás, tanto Adán como Eva decidieron voluntariamente desobedecer a Dios y el pecado que entra en el mundo, no sólo trajo el juicio de Dios, sino que parte de las consecuencias, serían que ese pecado original pasaría a todos sus descendientes, la realidad del capítulo 1 y 2, cambia drásticamente.

El juicio de Dios y el plan de salvación (Génesis 3:15): Dios juzgó el pecado de Adán y Eva (Génesis 3:14-19) donde maldijo a la serpiente, multiplicó los dolores en el parto de las mujeres, maldijo la tierra (incluye animales y ecosistema), el trabajo sería forzado, lo que la naturaleza le daba con facilidad, ahora el hombre debe ganárselo con el sudor de su frente. Pero leemos en Génesis 3:15 la primera referencia bíblica sobre el plan de salvación “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. La simiente de satanás son sus hijos, es decir los que aman y se deleitan en el pecado (Juan 8:44), cuando leemos la expresión “ésta te herirá en la cabeza”, es la referencia teológica que Cristo vencería a satanás, la humanidad necesita un salvador, pero Jesús no descendería del cielo, sino que vendría de la simiente de una mujer, era necesario el sacrificio de un humano sin pecado. ¿Por qué si era posible un plan de salvación para el hombre? R= En Génesis 1:26 Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”, solamente el ser humano tiene la imagen de Cristo en todo el universo, es por lo que está dentro del hombre, y a pesar de las consecuencias del pecado, el hombre no fue maldito junto con la tierra, ya que más adelante vemos a Dios maldiciendo a Caín, el primer hijo de satanás (Génesis 4:11), y cuya descendencia fue pecadora e inclinada al mal, la biblia los identifica como “los hijos de los hombres”, pero la descendencia de Enós, para este tiempo conocidos como “los hijos de Dios”, buscaron agradar a Jehová (Génesis 4:26), aquí comienza la adoración verdadera. En cambio ni satanás ni los ángeles que se rebelaron, tenían posibilidad de salvación, ellos no fueron creados a imagen y semejanza de Dios, ni tienen el aliento de vida, ellos son un soplo de Dios (Salmos 104:4; Hebreos 1:7). Los animales tampoco tienen la imagen de Dios, son seres vivos, pero ellos no tienen la vida de Dios, tienen instintos, pero no tienen consciencia.

El diluvio y la preservación de Noé y su familia (Génesis 6-7): Dios decide emitir un juicio por el pecado de los hombres, el hecho que Dios proveería un salvador, no indica que Él pasaría por alto su justicia, recordemos que Dios es Justo y Santo, Él les dio juicio a Adán y a Eva al echarlos del Edén “paraíso” (que se encuentra en el cielo), fueron sacados de la presencia de Dios, y es allí dónde van los verdaderos cristianos, Jesús le dijo a uno de los ladrones en la cruz: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso (Lucas 23:43), Pablo enseña que si estamos ausentes en cuerpo, estamos presentes al Señor (2 Corintios 5:8). El pecado abundaba en extremo, y Dios decide borrar de la tierra la memoria de los hombres (Génesis 6:7), sin embargo la razón por la que Dios salvó a Noé y aún a su familia, no era porque él fue recto en sus caminos, Noé como ser humano iba a morir en cualquier momento, la razón era porque había un plan de salvación. Dios va a sostener su Palabra, y como Él había creado leyes naturales para la reproducción, era necesario que Noé se salvara junto con su familia. Es importante resaltar que Dios usó a varias personas para cumplir sus propósitos divinos, cada proceso lo va dejando atrás, Noé fue necesario para sobrevivir al diluvio, pero una vez que termina ese tiempo o periodo, Dios seguirá utilizando a otros hombres.

Llamamiento de Abraham (Génesis 12-13): De Ur de los caldeos (Génesis 15:7), Dios llama a Abram, pertenecía a una familia profundamente idólatra, y no fue sino hasta su tercera generación, que logran librarse de este pecado (Génesis 35:2, 4), a pesar que el plan de salvación va en avance, Dios no es permisivo en cuanto al pecado en ninguno de los periodos, a todos los hombres que Él escogió, los llamaba para cambiarlos y para que viviesen en santidad. En un momento Abram estuvo realizando un sacrificio para Dios, pero él se quedó dormido, y por este descuido en la cosas de Dios, Jehová le dijo que su descendencia (El pueblo de Israel), sería esclavo en tierras lejanas, y serían oprimidos por 400 años (Génesis 15:9-13).

Periodo Patriarcal:

  • 12 hijos
  • 12 tribus
  • 1 Nación (Israel)

Génesis 12:1-3 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Esta promesa es para el pueblo de Israel, podemos notar que cuando Balac le pide a Balaam, que maldiga a Israel, Jehová le dice a Balaam: No vayas con ellos, ni maldigas al pueblo, porque bendito es (Números 22:12). Sin embargo un Balaam interesado en las riquezas, estaba decidido a maldecir a Israel, pero finalmente con todo lo que sucedió con su asna y la intervención del ángel de Jehová, vemos a un Balaam abriendo su boca para bendecir a Israel (Números 23). Este periodo patriarcal era dirigido o gobernado por los padres de las familias, ellos daban las órdenes, establecían sus propias lenguas, sus propias costumbres, pero la familia de Abraham tenía una exclusividad “no debían casarse con alguien que no fuera de su misma familia”, Abraham buscó esposa para Isaac dentro su familia (Génesis 24:2-4), Rebeca e Isaac también envían a su hijo Jacob a casa de Labán su pariente (Génesis 27:43; 28:2). A Jacob le nacieron 12 hijos (Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neftalí, Gad, Aser, Isacar, Zabulón, José y Benjamín), después estos 12 hijos fueron procreando, y cuando llegan a Egipto, ya no se habla sólo de 12 hijos, sino de 12 tribus. Cuando Dios levanta a Moisés para sacar a Israel de la esclavitud en Egipto, ya no se habla de 12 tribus, sino de una nación, que era numerosa en gran manera (Éxodo 1:7, 12; 12:37). Con la referencia bíblica de 600.000 hombres de a pie, podemos hablar de 2 millones aproximadamente que salieron de Egipto, para la época, una nación grande era aquella que tenía unas 100.000 personas. Definitivamente Dios cumplió su promesa, tenemos referencias bíblicas de varias naciones que se ponían de acuerdo para poder luchar contra Israel (Josué 9:1-2).

Cuando Israel era esclavo en Egipto, Faraón mandó a matar a todo niño varón del pueblo Israelita (Éxodo 1:16, 22), teológicamente podemos ver que no era para detener el crecimiento de la población, sino la lucha espiritual para que no se cumpliese la profecía, siglos más tarde, vemos a Herodes intentando acabar con la vida de Jesús (Mateo 2:13-16).

«Cristología Bíblica»

cross detail in silhouette and the clouds in the sky

El tema central, principal e indispensable de la Biblia es sin duda alguna Jesucristo, hoy en día el mundo se auto programó para decir que ama a Dios, que es hijo de Dios, que Dios es amor, que Dios es bueno, que Él los bendice, los cuida, entre otras, y es como si se ha vuelto una moda decir que todos son cristianos. Pero al momento de predicarles el evangelio a las personas, al exponerles el mensaje de la Palabra, muchos se sienten ofendidos, incomodados, y hasta les disgusta todo lo que le decimos, por la única y principal razón que le presentamos a Jesucristo como salvador, como Dios Santo y Justo, que quiere salvar al pecador, pero aborrece rotundamente su vana manera de vivir, la predicación del evangelio penetra el espíritu del hombre y le hace entender su condición de pecado, por eso no suena agradable para los oídos. Cuando muchos no entienden correctamente por qué Jesús vino a este mundo, escuchamos expresiones de torpeza y desconocimiento como: ¡Acaso yo lo maté! O ¡Yo no le dije que muriera por mí! El hombre que ignora el conocimiento de las sagradas escrituras, no sólo se expresa de estas formas, sino que muchos que tienen un bajo concepto del Hijo de Dios, terminan creyendo y aceptando cualquier doctrina de demonios que quieren tapar, rebajar y ocultar el único sacrificio eterno que hoy nos hizo libres del pecado, aquella evidencia extraordinaria de amor, que nunca nacería en el corazón del hombre, sino en Dios y que sólo sería posible a través de su Hijo

El estudio de la Cristología lleva al creyente a entender cuán importante y necesario es estudiar la revelación Bíblica del Señor y Salvador Jesucristo, somos salvos por gracia por medio de la Fe, y esa Fe la produce nuestro Señor, que crece cada vez más que profundizamos en el conocimiento de la Palabra. En Génesis 3:15 se anuncia la venida de un salvador, por primera vez dentro del Canon Bíblico nos aparece la única esperanza para la humanidad, donde se explica que satanás podría herir la simiente de la mujer en el calcañar (Hacer sufrir a Cristo) pero a su vez menciona que la simiente de la mujer, herirá en la cabeza a la serpiente (Cristo triunfando en la cruz y dando un golpe fatal a satanás) queriendo decir esto, que desde el Génesis hasta Cristo, la Biblia nos muestra la Fe por lo que venía, y de Cristo hasta el Apocalipsis, la fe por lo que vino.

Dios ha tenido que trabajar con hombres mortales, con personas que tenían una vida limitada, durante muchos siglos, para poder completar el plan de Salvación, Dios vio en Noé un hombre justo, y decidió salvarlo a él y a su familia para que la raza humana no quedara exterminada, pasado unas generaciones Dios hizo el llamamiento a Abraham, donde estableció su pacto perpetuo con él, y que fue renovado con Isaac su hijo, y luego con Jacob, cuyo resultado llevó a que se formara la nación de Israel, este pueblo fue libertado de la esclavitud egipcia, por un tipo de Cristo “Moisés” quien condujo bajo la dirección de Dios la salida hacia la tierra prometida, estuvo con ellos los 40 años en el desierto y durante todo ese lapso Dios entrega el decálogo o diez mandamientos a su pueblo Israel, Dios no era Dios universal, sino Dios de un sólo pueblo.

Posteriormente Dios levanta otro tipo de Cristo “Josué” quién introdujo a la nueva generación israelita que no pereció en el desierto, con muchas milagros y prodigios se establecieron en la tierra prometida, acabando con los pueblos enemigos que vivían en Canaán y sus alrededores,  un total de 31 reyes (Josué 12:24). Cada vez que el pueblo se empecinaba en pecar, en volverse a ídolos paganos, Dios permitía que los enemigos de Israel los atacaran, los persiguieran y fueran derrotados, entonces Dios levantaba Jueces, que juzgaban al pueblo y a su vez encaminaban a los israelitas a no apartarse de los mandamientos y estatutos de Jehová su Dios.

Israel como nación desecha a Jehová, y pide un rey humano como los demás pueblos tenían (1 Samuel 8:7). Entonces inicia el periodo monárquico que comienza con Saúl como primer rey, luego David, el cuál es otro tipo de Cristo, no sólo salvó a Israel de la opresión de los filisteos, fue un hombre conforme al corazón de Dios (1 Samuel 13:14) y a pesar de sus pecados, de su linaje vendría el Hijo de Dios (Mateo 1:17) continua la historia con Salomón, la división del reino, la cautividad de la tribu del Norte por los asirios, la cautividad de reino del sur por babilonia, Jehová preserva a los Judíos en Babilonia, luego de la deportación o regreso de Babilonia, nuevamente se conecta con la visión, se mantiene la esperanza del anunciado Mesías por mucho de los profetas. ¿Cómo pues no decir que Jesús es el centro y tema principal en la Biblia?  

Si todo apunta a nuestro Señor Jesucristo, ¿Cómo es que en muchas religiones se le considera como un profeta más? Es decir, por medio del conocimiento de Cristo, la aplicación que dan sobre Él, el uso de sus enseñanzas, la obediencia a sus mandatos, todo esto nos da referencia sobre las falsas doctrinas. (1 Juan 2:23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre) no necesariamente cuidarnos de religiones tan diferentes del cristianismo, como los hindúes, budistas o islamitas, más bien de las mucha iglesias “Cristianas” de para nada predican sobre el propósito, y el roll de Cristo para la iglesia de hoy, este post modernismo ha dejado penetrar al mundo, tanto que rebajan la imagen de Cristo a nivel de los hombres, se le llama mi panita, mi diosito, sólo dicen que Dios es amor, procuran utilizar todo tipo de artes, show y espectáculos para llamar la atención de las personas, un mensaje de paz y alegría para no incomodar a la gente, lamentablemente lo menos que hacen es llevarles el verdadero evangelio, puro entretenimiento, pura diversión, puro pasarla bien, preguntémonos ¿Iglesia cristiana sin Cristo?

Desde que somos salvos por gracia, la vida del creyente no puede continuar por sus propios medios, sería como que un león cachorro le dijese a sus padres, que él sólo puede sobrevivir en la naturaleza, un cristiano necesita de Cristo en todos los aspectos de su nueva vida, por ejemplo, sólo Cristo nos pudo justificar, Jesús fue hecho maldición por nosotros en la cruz del calvario, para que la justificación alcanzara a los gentiles (Gálatas 3:13-14) este acto soberano de Dios por su gracia y a base de su pacto, nos declara aceptos ante Él, pero sólo a los que creen en Jesucristo como Señor y salvador. También en Cristo somos santificados, los cristianos a diferencia del mundo deben vivir un vida apartada del pecado, tal como el ejemplo que nos dejó Jesús estando en esta tierra, nuestra naturaleza ha cambiado, por ende somos llamados a santidad en todas las áreas de nuestra vida, esto demanda esfuerzo permanente en nosotros y entendiendo que Dios nos irá perfeccionando hasta el final (2 Corintios 7:1; Hebreos 10:10; 12:13; 1 Juan 3:3) En Cristo somos vindicados, hemos sido perdonados por nuestros delitos y pecados, por eso como creyentes entramos en una posición de defensa por el evangelio y por nuestro testimonio, quien nos cambió la marca de pecadores a Santidad a Jehová fue el mismo Señor. En Cristo estamos completos, somos generosos, tenemos esperanza, somos fieles a Dios, son tantas pero tantas las cosas que hacemos y vivimos en Él, que debería ser notorio en cada hijo de Dios, que Cristo gobierna en el corazón del cristiano.

Si Cristo llena todos los espacios de nuestra vida, entonces Él no es una parte de nosotros, Él debe ser todo en nosotros, los frutos del Espíritu resaltan el contraste que existe entre el creyente, y un pecador común. Para alguien que no es salvo, piensa que muchos asesinos y ladrones deberían morir, sin embargo piensa que el no, porque el si tiene principios y valores, ahora el cristiano a pesar que no estaría de acuerdo con las acciones y actos macabros de estas personas, se preocupa por la salvación del alma, entiende que ante Dios es tan pecador el que miente como el que roba, el que chismea como el adúltero, ahora su posición es la de amor y compasión por los perdidos, sin duda alguna, una mentalidad que sólo cambia con un nuevo nacimiento.

Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Una canción dice: Porque es necesario que todo te entregue, y no dejes nada para mí Señor, porque es necesario que yo mengue y que tú crezcas Señor. Wow que letra más profunda y cercana a la realidad del creyente, si Cristo no gobierna nuestra vida, no tiene sentido seguir a Cristo, los apóstoles pudieron conocer más íntimamente al Mesías, más que cualquier otra persona en la historia de la humanidad, pero con todo y eso, a pesar de su ausencia física pero no espiritual, los apóstoles sabían cuál era su meta, y se basaba en conocer cada día más a Cristo, el Espíritu Santo les revelaba e inspiraba al escribir las sagradas escrituras, pero muchas cosas que no comprendían al lado del maestro, la lograron entender con la venida del Espíritu Santo, ya no les importaba donde habrían de dormir, que trabajarían, que comerían, o con quién viajarían, sólo les importaba alcanzar la excelencia en el conocimiento de Jesucristo (Filipenses 3:7-8 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo)

La esencia de la vida cristiana es conocer a Cristo, tener un corazón limpio y puro que agrade al Señor, que le adore, que le obedezca, que se preocupe por la eternidad y que desee el cielo, así como en una relación un hombre y una mujer se conocen, se conectan, no buscan sus propios beneficios y siempre hay comunicación, de esta misma forma debe ser el estilo de vida del creyente, para conocer a Dios es necesario el estudio correcto y profundo de las sagradas escrituras, dedicar tiempo a la oración, escuchar prédicas, esforzarnos en la obediencia, sólo así sabemos que el Señor se agrada en nuestros actos, y que a pesar del proceso o la prueba que se nos presenten, su presencia nos acompañará en todo momento

Es importante conocer nuestra posición, Cristo es el Hijo unigénito de Dios, nosotros somos hijos por adopción, pero ni somos iguales a Cristo y mucho menos mayores que Él, parte del ejemplo que Jesús nos dejó fue su humildad y servicio. Él se rebajó a esta condición humana, despojándose de toda su Gloria para habitar con simples mortales, nunca fue altivo ni soberbio, dio enseñanzas claras de ser un buen líder y de ser servicial, los apóstoles se vieron en ese ejemplo y podemos notar un cambio de conducta 360° grados después que el Espíritu Santo finalmente comienza a morar en sus vidas, todos enfocados en predicar el evangelio y que nadie pusiese la mirada en ellos sino en Cristo.

Jesucristo Hijo de Dios, reinará por siempre, Él salvará a todo aquel que en él crea, y decida caminar con él hasta el final, en santidad, obediencia y testimonio veraz que fue un verdadero cristiano, esto conjuntamente llevará sufrimientos, aflicciones, padecimientos como los tuvo Cristo, pero descansamos en sus palabras “Confiad, yo he vencido al mundo” Dios nos permita llegar al nivel de Pablo, de Pedro, de Juan, de todos los valientes de la primera iglesia, donde nada los pudo separar del amor de Cristo, ellos son el ejemplo más claro que cuando vivimos para Cristo, nadie nos arrebatará de su mano

¡Te amamos Señor Jesucristo, ven pronto por tu iglesia!

Resumen del curso Cristología Bíblica CFT

«Neumatología Bíblica»

biblia1

¡Qué importante es la función y el trabajo de la tercera persona de la Trinidad, el Espíritu Santo! Pero lamentablemente hoy se ha mal interpretado su obra, sus atributos y ministerio, muchos osan en decir que lo tienen en la mano, que lo pueden soplar, que lo lanzan hacia las personas como si de un poder propio se tratase, otros en su soberbia indican que el Espíritu Santo obedece a sus órdenes o predican que el hablar en leguas es evidencia de su bautismo. Wow que concepto tan bajo, tan reducido, tan simple tienen del Espíritu Santo, ni siquiera se dan cuenta del insulto, la ofensa y la burla que le hacen a la tercera persona de la Trinidad. Por otro lado están los que no saben mucho del Espíritu Santo, no entienden cuál es su función, no enseñan sobre Él y se limitan con saber que es la tercera persona de la trinidad. Tener un conocimiento tan bajo sobre el Espíritu Santo, puede traer confusión y desviación doctrinal, ya que en muchas otras denominaciones se enseña como que es una fuerza activa, otros dicen que no es Dios y terminan engañando a muchos que ignoran el estudio de la Palabra

La Neumatología nos ayuda a poder tener una posición teológica y bíblica sobre el Espíritu Santo, nos da la seguridad que basados en textos bíblicos, estamos obteniendo información vital e infalible, no estamos consultando precisamente en un libro ajeno a la Palabra de Dios, más bien, muchos de los que hablan de la tercera persona de la Trinidad, se basan legítimamente en las sagradas escrituras, pero es allí donde está la importancia de la teología, a fin de evitar engaños

La palabra Hebrea “Ruach” significa Espíritu, esta se emplea en el A.T  y su equivalente en el N.T. es la palabra griega “Pneuma” de allí proviene el concepto Neumatología. El Espíritu Santo en el A.T. se resalta desde el principio, por ejemplo en Génesis 1:2 hace mención al Espíritu Santo (Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas) He aquí una de las formas de reconocer que se refiere al Espíritu Santo, se lee como “Espíritu de Dios, Espíritu de Jehová o su Espíritu” de igual forma fue el poder del Espíritu Santo el que nos dio vida (Job 33:4), es importante conocer que en el A.T. el Espíritu Santo no permanecía ni moraba en las personas, más bien venía repentinamente sobre algunos para cumplir un propósito y luego se apartaba de ellos, la Biblia nos da referencia sobre lo que estamos mencionando, por ejemplo en el caso de Sansón cuando llegaba su fuerza sobrehumana (Jueces 14:6 Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho) pero también se apartaba cuando la persona se desvinculaba de los planes y propósitos de Dios (1 Samuel 16:14 El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová)

Durante todo el Antiguo testamento el ES capacitaba a los hombres para llevar a cabo la labor que Dios les encomendaba con el fin de salvar y enseñar al pueblo israelita, tal es el caso del profeta más grande que existió en el A.T. “Moisés” donde todo el poder, las señales y prodigios que hizo, fueron a través del Espíritu Santo, también se puede leer en la Biblia que no sólo los profetas, sacerdotes o jueces eran los únicos que en cierto momento podían tener la presencia del ES en sus vidas, cuando Dios le estaba encomendando a Moisés que construyera el Tabernáculo, le dio instrucciones específicas para que el trabajo quedara perfecto, y nótese lo que le dice Jehová a Moisés (Éxodo 31: 1-6 Habló Jehová a Moisés, diciendo: Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor. Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado) Dos personas a las que el ES capacitó para realizar las obras que Dios le describió detalladamente a Moisés

El Espíritu Santo inspiraba, y orientaba a aquellos que de una forma u otra marcarían la diferencia en los planes de Dios, era quien le daba la sabiduría a los jueces para juzgar al pueblo y llevarlos al arrepentimiento de sus pecados, era quien los llenaba de valentía y surgían como libertadores en tiempos de opresión enemiga (Jueces 3:10), fue el mismo que le dio sabiduría a Salomón para que sea considerado hasta hoy como el hombre más sabio que ha existido (1 Reyes 3:12) era quien venía sobre los profetas para anunciar y hablar lo que los demás no entendían (1 Samuel 1:6,10). También simbólicamente en el A.T se utilizaba el aceite como señal de la unción del Espíritu de Jehová, es decir una persona apartada y consagra al servicio de Dios (1 Samuel 16:13). La labor y ministerio del Espíritu Santo, dejan una evidencia clara e indiscutible de todo el poder y la deidad de Dios, Él es Espíritu, es Omnisciente,  Omnipresente, Omnipotente, es Santo, Eterno, Divino, Altísimo, Fuerte, soberano, entre muchas más. El Espíritu Santo fue quien inspiró a todos aquellos que escribieron las sagradas escrituras, no importó el lugar, la situación o la profesión de estas personas, todo lo que sucedió desde el principio, lo que aconteció en el momento de sus vidas, lo que vendría a futuro, las visiones, El pentateuco, los libros históricos, los libros sapienciales y proféticos, todo fue inspirado por la maravillosa 3era persona de la Trinidad

En el Nuevo testamento notamos que la virgen María concibe de manera única y exclusiva por el Espíritu Santo (Mateo 1:18; 1:20) El ministerio de Jesús estaba siendo preparado por el Profeta Juan el Bautista, quien hace alusión que Jesús bautizaría con el Espíritu Santo (Marcos 1:8). Se puede evidenciar que durante todo su ministerio, la presencia del Espíritu Santo estuvo con Jesús (Mateo 3:16). Jesús les anunció a sus discípulos cuán importante era que Él se fuera, para que viniera el consolador (Juan 14:16; 14:26; 15:26; 16:7). Una vez que Jesús resucita y asciende a los cielos, les encarga la gran comisión a los apóstoles y a la primera iglesia, con la promesa que el ES vendría sobre ellos y permanecería con cada persona que creyese en Jesucristo como salvador.

El Espíritu Santo es una persona, por ende tiene intelecto, razona, toma decisiones que están unificadas con la del Padre, porque el Espíritu Santo es Dios. En 1 Corintios 2:13 Pablo escribe a los Gálatas y les demuestra que todo lo que él les ha enseñado, todo lo que anunciaron los apóstoles, todos sus consejos y doctrina, no provenían de su sabiduría humana, no era que Pablo usaba una persuasión especial para convencer a las personas, él les deja claro que una persona natural, común, que no ha nacido de nuevo, nunca podría tener llegar a tal nivel de verdad en el conocimiento de la Palabra, solamente lo podían anunciar aquellos quienes el ES inspiró para echar el fundamento. También como persona tiene emociones, en Efesios 4:30 se alerta a los cristianos de Efeso y también a las demás iglesias hasta hoy, que el Espíritu Santo se entristece cuando sus hijos quieren volver a Egipto, cuando comienzan a tener hábitos del viejo hombre, es incongruente que a un nacido de nuevo le nazca el practicar el pecado, pero debemos estar conscientes que cuando pecamos al tener actitudes que  no agradan a Dios, sentiremos que el Espíritu de Dios nos redarguye, nos confronta, hasta que confesamos nuestros pecados

El Espíritu Santo tiene voluntad, en 1 Corintios 12:11 tenemos una clara referencia que es el ES quien da los dones a quien Él quiere, estos dones no deben ser buscados, no existe una fórmula mágica para ello, es sólo bajo su voluntad perfecta.

Es importante conocer la función actual del Espíritu Santo en la vida del cristiano, primeramente convence al pecador de su condición, no para condenarlo, sino para abrir sus ojos y reconocer que necesita un salvador, la única manera es mediante la exposición correcta del evangelio, pero quien trabaja en la vida y el corazón de los hombres es el Espíritu Santo, también enseña como en el caso de los apóstoles, quienes en muchas parábolas no entendían lo que Jesús decía, y Él mismo debía aclarárselas, poco a poco la obra sobrenatural del Espíritu Santo actuando en su mente y corazón, logran revelarle con precisión y exactitud el ministerio de Jesús y su propósito en la tierra, al punto de inspirarlos a escribir el NT y las epístolas, cuando nosotros estudiamos la Biblia, quien nos enseña y revela la verdad de su Palabra es el Espíritu Santo, es por eso que una persona que no es hijo de Dios, tiende a mal interpretar las escrituras y piensa que en ella hay contradicción. El Espíritu Santo testifica de Jesús, ya que desde el principio de la Biblia, todo apunta al sacrificio de Jesús en la cruz, su poderosa resurrección y ascensión. Hoy no es al Espíritu Santo a quien se le debe dar un sobre énfasis, sino al Hijo que Dios, aquel cuyo sacrificio permite que tengamos acceso al Padre, aquel cuyo sacrificio quitó ese pecado original que nos separaba de Dios, aquel que nos hizo libres de la esclavitud del pecado, ese Jesús que al completar el sacrificio fue exaltado hasta lo sumo, que está sentado a la diestra de Dios, es el Espíritu Santo quien nos lleva a entender con tal profundidad, que lo que hizo Jesucristo no fue cualquier cosa, nos dio el regalo inmerecido, y por eso hoy merece toda la Gloria, la alabanza y la adoración.  El ES nos refrena, cuando somos hijos de Dios debemos procurar ser como lo fue Jesús, observar con ejemplo la vida de los apóstoles y otros personajes bíblicos, imitar sus actitudes, conductas y formas de expresarse, reteniendo lo bueno y desechando lo malo, ya que no podemos tener la reacción que tienen los hombres del mundo, en Santiago capítulo 3 por ejemplo se nos habla de controlar la lengua, no es posible que un cristiano predique el evangelio de Cristo, pero a su vez con su misma boca se burla del evangelio, sería hipócrita de parte de un creyente hablar mal de una persona cuando no está presente, y después fingir que le ama como hermano, también en cuanto a nuestra actitud, ¿Cómo debemos actuar cuando se burlen de nosotros? ¿Actuaremos como el mundo? ¿Buscaremos una venganza? Pedro cuando quiso defender a Jesús y le cortó una oreja a Malco ¿Qué le dijo Jesús? Vuelve tu espada a su lugar, el que asesina con espada, morirá de la misma forma,  es poco probable que una persona no cristiana reaccione como lo hizo Jesús, pero es el Espíritu Santo quien nos controla, nos contiene, nos limita a no pensar como el mundo, sino como lo haría Jesús.

El Espíritu Santo nos guía, los cristianos deben saber que no confiamos en la suerte, ni el destino ni en la casualidad, Dios trabaja en sus hijos con propósitos, para que no vivamos con impulsos propios, la labor del ES en nuestra vida es iluminarnos con la verdad de las escrituras para que nuestra mente finita pueda entender la Palabra de Dios, también nos santifica, porque es indispensable obedecer firmemente las escrituras. El Espíritu Santo nos envía, en Hechos 8:29 el Espíritu de Dios envió a Felipe a que le predicase al Etíope, esta persona estaba lista para aceptar y recibir a Jesucristo como salvador, y sólo faltaba que una persona enviada y dirigida por el Espíritu Santo le explicara una porción de la Palabra que no entendía, Felipe le predicó finalmente el evangelio y luego de creer, lo bautizó. Hoy en día muchas personas van y llevan el mensaje de salvación a sus familiares, amigos y/o personas inconversas, el Espíritu Santo es quien nos manda y pone sensibilidad en nuestro corazón por aquellos que aún no son salvos. El poder del Espíritu Santo hace milagros, en Hechos 8:39 arrebató a Felipe y lo movió hacia azoto, donde maravillado el etíope, supo que este hombre fue enviado por Dios, los milagros también pueden ser notorios el día de hoy, pero sólo bajo la voluntad perfecta de Dios, ningún hombre controla al Espíritu Santo, de modo tal que hace lo que él quiere, Jesús obró sanidad a muchos mediante el poder del Espíritu, pero aquellos milagros que hoy se puedan manifestar, es porque Dios así lo quiso, y no porque alguien decretó, declaró u ordenó algo.

El ES escoge, para sus planes y propósitos divinos, muchos no buscaron ser pastores, misioneros, maestros o evangelistas, esa seguridad y deseo lo pone el Espíritu Santo en el corazón del creyente, ya que no es actuar bajo mis parámetros, sino trabajar en la obra del Señor y para lo que nos ha llamado. En Hechos 13:1-2 leemos claramente que Bernabé y Saulo (Pablo) fueron apartados para su labor misionera, para predicar y enseñar la Palabra de Dios en otras regiones que en futuro serían parte de las primeras iglesias de gentiles. El Espíritu Santo intercede (Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles) El creyente es moldeado cada día por el Espíritu Santo, quien va perfeccionando nuestra vida cristiana hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo, esta obra del ES va paralela a la obra de intercesión del Señor Jesús como sumo sacerdote, en favor de los creyentes.

Todas estas evidencias nos demuestran que el Espíritu Santo es Dios, no es una “Fuerza activa” es Santo, y por ende mora en la vida de los verdaderos cristianos que también viven en santidad, debemos obedecerle, reverenciarle, no es un ello, es Él. Si somos templo y morada del Espíritu Santo, entonces debemos evidenciar los frutos del Espíritu (Gálatas 5:22-23 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley) Si somos guiados y dirigidos por el Espíritu Santo, entonces seremos más como Jesucristo, si somos guiados por el Espíritu Santo, tenemos una profunda necesidad de predicar el evangelio, si el Espíritu Santo mora en nosotros, debemos odiar el pecado más que a nada en esta vida, si el Espíritu Santo está en nuestras vidas nuestro deseo es estar en la presencia de Dios, nuestra meta es el cielo, nuestro anhelo es ver a Jesucristo, nuestro mayor gozo será ver allá arriba a todos aquellos que luchamos y perseveramos hasta el final, te amamos Divina Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, a ti sea la Gloria y la Honra por los siglos de los siglos.. Amén

Resumen del curso Neumatología Bíblica CFT

“La Biblia es la Palabra de Dios lo creas o no”

 

dudas

A veces las personas se refieren a la Biblia como si fuese un libro más del montón, y hasta osan en compararla con otros escritos de filósofos antiguos, pero lo que muchos ignoran son sus exclusivas características, que la definen como el libro inmortal o el libro extraordinario. ¡Que se necesita fe para creer en ella! La fe proviene por el oír la Palabra de Dios (Romanos 10:17)

Muchos libros en el mundo amplían el conocimiento y llegan a los sentimientos, pero el único libro que puede impactar el espíritu, que puede generar un nuevo nacimiento, aún con corazones de piedra, es la Palabra de Dios (Hebreos 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón)

La Palabra de Dios siempre ha existido, mucho antes que la creación del hombre o la invención de la escritura cuneiforme y los jeroglíficos egipcios (Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios) Verbo del griego “Logos” que significa palabra, es decir que en el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios, demostrado toda la deidad de Dios, adicionalmente Juan expone el término “Verbo” porque para la filosofía griega aludía al principio racional, razón divina o la sabiduría.

A continuación agrego otras características especiales que demuestran que la Biblia no es un libro común:

Escrita por muchas y diversas personas: Generalmente los libros son escritos por una sola persona la cual debe poseer aptitudes literarias. Una enciclopedia moderna, sin embargo, puede requerir el concurso de muchos escritores; pero todos ellos deben ser personas de vastos conocimientos en las materias de su competencia. Además son todos contemporáneos cuyos trabajos coordina y arregla una casa editora. Al contrario, los aproximadamente cuarenta y cinco escritores de la Biblia vinieron de los más variados estratos sociales y culturales. Se cuenta entre ellos con estadistas, sacerdotes, reyes, profetas, campesinos, funcionarios, eruditos, pescadores, poetas, filósofos. Algunos de ellos fueron hombres de gran talento, como Moisés, Salomón, Daniel y Pablo; otros fueron hombres sencillos, «sin letras y del vulgo», como Amós, Pedro y Juan. Vivieron en diferentes períodos históricos. Su aporte literario no fue coordinado ni arreglado por ningún jefe de redacción.

Escrita en diferentes estilos y géneros literarios: Una obra literaria muestra en su estilo el sello de su autor. Pero en la Biblia son tan diversos como los escritores mismos los estilos que caracterizan a estos hombres. Además son múltiples los géneros literarios en que se expresaron. Entre estos últimos hallamos leyes, crónicas, poesías, máximas, profecías, biografías y cartas.

Escrita en varias lenguas: Esta misma variedad de estilos, géneros literarios y formas de expresión se ve acrecentada por el hecho de que la Biblia, a diferencia de otros libros, no fue escrita en una sola lengua, sino en tres, a saber: hebreo, arameo y griego koiné. Los idiomas predominantes son el hebreo y el griego, caracterizándose el primero por su enorme riqueza expresiva y el último por su elegancia y precisión.

Escrita durante más de mil años: La producción de un libro puede tardar desde unos cuantos meses hasta a lo más algunos años. Pero en las Sagradas Escrituras tenemos una obra extraordinaria cuya formación tardó dieciséis siglos. Se comenzó en el año 1500 a.C; aproximadamente, cuando Moisés escribió el Pentateuco. Pero no se terminó hasta las postrimerías del siglo 1 de nuestra era, en que el apóstol Juan escribió el Apocalipsis. Este largo período cubrió varias edades de la historia, con todos los grandes cambios de que ella fue testigo.

Escrita en distintos lugares: Otro factor que hace de la Biblia un libro singular en su origen es el haber sido escrita en sitios tan diferentes entre sí como son: Los desiertos de Sinaí, Arabia y Judea, las escuelas de los profetas de Betel y Jericó, el palacio de Babilonia, las riberas del río Quebar, la cárcel de Jerusalén en el Medio Oriente, una escuela de Efeso en Asia Menor, las ciudades de Corinto y Filipos, la cárcel de Roma y la isla de Patmos en Europa.

La obra que más se ha vendido: En determinados períodos generalmente breves, ciertas obras han sido calificadas como éxitos de venta (250.000 a 500.000 ejemplares vendidos en unos cuantos meses). La Biblia, sin embargo, es el único libro que desde hace muchos años se mantiene en el primer lugar en lo que a circulación se refiere. Se estima que hasta el año 1932 las diferentes sociedades bíblicas del mundo habían publicado un total de 1.330.231.815 ejemplares de la Biblia o porciones de ella. Ningún otro libro puede seguir de cerca estas cifras. Y entre los que lo hacen de lejos están El peregrino de Juan Bunyan y La imitación de Cristo de Tomás de Kempís, ¡Ambos basados en la Biblia!

La obra que más se ha traducido: Con la versión de los Setenta (Traducción del Antiguo Testamento del hebreo al griego hecha en el año 250 a.c. aproximadamente), la Biblia fue también el primer libro que se tradujo en la antigüedad. Desde entonces se ha traducido completa o parcialmente a diferentes lenguas hasta llegar a 1.577 idiomas y dialectos en 1976. Hasta 1971 la Biblia entera se había traducido a 255 lenguas y el Nuevo Testamento a 579. Según las estadísticas de las Naciones Unidas, la Biblia es el libro que más se ha traducido, superando a los escritos de Marx, Engels y Lenin. Las Sociedades Bíblicas Unidas informan que en el año 1972 había 4.000 traductores que en diversos países preparaban nuevas versiones de las Sagradas Escrituras.

Mantiene el interés del lector: Algunos de los libros que se editan en nuestros tiempos poco a poco el público lector va perdiendo interés en ellos hasta que al cabo de algunos años mueren sepultados en el olvido. La Biblia, en cambio, cuya última parte terminó de escribirse hace más de 1.900 años, es el libro de permanente actualidad. No puede decirse lo mismo de otras obras de la antigüedad. Porque ¿Quiénes leen hoy a Homero, Horacio, Jenofonte o Virgilio? Sólo eruditos interesados en el estudio de estas obras y estudiantes compelidos por sus profesores de literatura. La actualidad de muchas obras literarias son tan pasajeras como un chispazo; la de las Sagradas Escrituras, perenne como el resplandor del sol. Muchos libros de la antigüedad están tan muertos como las lenguas en que se escribieron. Pero la Biblia, que fue escrita en tres lenguas muertas pervive como libro inmortal. Ella misma da testimonio de su inmortalidad, pues afirma ser la palabra del eterno DIOS que permanece para siempre (1 Pedro 1:23-25; Salmos 9:7 y Daniel 6:26)

Satisface las necesidades espirituales del hombre: ¿A qué se debe la inmortalidad de la Biblia? A su maravillosa virtud de satisfacer las necesidades espirituales del ser humano, las cuales han sido las mismas a través de toda la historia. «Las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron» (Romanos 15:4).

Resistencia al transcurso del tiempo: A pesar de ser un libro tan antiguo, la Biblia ha resistido con gran éxito el paso destructor de los siglos. No obstante haber sido escrita en materiales perecederos, hay más copias de ella que de ningún otro libro de la antigüedad. Tan solo del Nuevo Testamento hay unos 14.000 manuscritos. El hecho de copiar a mano las Escrituras durante un período de 3.000 años (Desde que Moisés escribió el Pentateuco hasta la Invención de la imprenta) hubiera hecho posible una asombrosa multiplicación de los errores por parte de los copistas. Pero en lo que concierne al Antiguo Testamento, los escribas judíos realizaron su labor con tanto esmero y minuciosidad que llegaron a contar las letras, sílabas, palabras y párrafos de los manuscritos para cerciorarse de que no faltara nada en una nueva copia. De este modo el texto de la Biblia se ha conservado casi totalmente incorrupto. Eso no se puede decir de otros escritos de la antigüedad en los que abundan las variantes entre los diferentes manuscritos.

Resistencia a la más despiadada persecución: Asimismo la Biblia ha sobrevivido a los ataques más enconados por parte de perseguidores que pretendieron acallar su mensaje. Estos pasaron, pero ella permanece. El primer perseguidor de las Escrituras de que se tenga noticia fue Joacim, rey de Judá que quemó un escrito del profeta Jeremías. Pero éste volvió a escribir todas las palabras del primer manuscrito y le añadió otras más (Jeremías 36). Antíoco Epífanes, acaso el más feroz opresor de los judíos en los tiempos antes de Cristo, dictó un decreto ordenando que los libros sagrados de éstos fueran quemados y sus poseedores condenados a muerte. Diocleciano, emperador romano del siglo III, dirigió en el año 303 lo que al parecer fue el ataque más despiadado y generalizado que el mundo haya presenciado contra los cristianos y sus libros sagrados. Muchas Biblias fueron destruidas por el fuego en aquel entonces. Pero dos décadas después el emperador Constantino mandaba hacer 50 copias de las Sagradas Escrituras con fondos del erario imperial. Innumerables fueron también los ejemplares de la Biblia condenados, al igual que sus lectores, a las llamas de la hoguera por orden de la Inquisición. Y hasta en nuestros tiempos, ella es libro prohibido en varios países del mundo. ¿Y qué diremos de la iglesia católica romana? Ella ha sido el custodio de los libros del Nuevo Testamento, que condenan sus doctrinas y prácticas anti bíblicas

Resistencia a la crítica destructiva: Desde hace unos dos siglos hasta nuestros días, la Biblia ha tenido que soportar un ataque más insidioso, si bien no menos terrible en sus efectos. Esta vez sus enemigos han cambiado de estrategia: Ya no procuran destruirla físicamente, sino pretenden invalidar su contenido. En nombre de la libertad de pensamiento, la ciencia y la erudición moderna, los incrédulos han atacado la veracidad de este libro con el fin de minarla confianza que le tienen sus muchos lectores. No han trepidado en acusarla de estar plagada de errores, mitos y contradicciones. Con todo eso, los mismos descubrimientos científicos (especialmente los arqueológicos) se han encargado de vindicarla. Voltaire, el satírico filósofo francés, afirmó que en cien años más se extinguiría el cristianismo y que si se hallara una Biblia sería sólo como pieza de museo. ¡Pero a sólo 50 años de su muerte su misma casa era el depósito de una sociedad bíblica y en su propia imprenta se imprimían centenares de Biblias!

Conclusión:

La Biblia a pesar que fue escrita por hombres, ellos la escribieron inspirados por el Espíritu Santo, significando esto que todo el canon expone lo que Dios quería revelarle al hombre:

2da Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia

2da Pedro 1:20-21 Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Nunca en mi vida he obtenido mal por amar la Palabra, al contrario es lumbrera para mi camino, me ayuda a tener temor y respeto a la santidad de Dios, me lleva a ser más como Cristo, porque ¿Qué beneficios o ventaja obtiene el que vive pecando? ¿Qué provecho obtiene el que miente, envidia, chismea, roba, mata, adultera o practica toda clase de inmoralidad? El que ama tales cosas no es de Dios, y lo mejor no le está por venir. Todas las evidencias que les coloqué demuestran que la Biblia es perfecta, única, pues su singular origen, su asombros difusión, su permanente actualidad, su supervivencia sin par, su objetiva franqueza y su benéfica influencia son cualidades únicas que sólo Dios pudo hacer, utilizó hombres finitos, hombres de diferentes épocas, utilizó distintos idiomas, varios lugares, muchos padecieron hambre, persecución y sufrimiento por su causa, para que hoy tu y yo podamos tener en nuestras manos, el plan de salvación para nuestras vidas. Si no quieres vivir para Cristo es tu decisión, pero ni tu lógica, ni tu intelecto, ni tu ciencia, ni tu crianza, ni tu filosofía, ni tu opinión, ni tu punto de vista, podrá ocultar o callar que la Biblia es la Palabra de Dios

Ismael Quevedo

Reflexión tomada del Libro Siempre Nuevo