¿Cristo se hizo pobre para que fuésemos ricos?

Dinero

2 Corintios 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Este es uno de los pasajes más utilizados para manipular en los movimientos emergentes, donde le quieren hacer creer a las personas que la pobreza es una maldición, que la riqueza es sinónimo de que Dios está con ellos y peor aún, que Jesús se hizo literalmente pobre para que ellos sean ricos en esta vida. Lamentablemente muchos se comen este cuento por no estudiar correctamente la Biblia, mientras que otros, conscientes del error, lo siguen promoviendo, para persuadir a un público avaricioso a los que le pueden seguir sacando dinero por pactos, semillas y cuanto brazo le puedan poner a las ofrendas (Pro-templo, misiones, ministerios, familia pastoral, etc.)

¿Qué dice la escritura? ¿Será que son hijos de Dios los que tienen las mayores riquezas? ¿Será que el propósito de Jesús, fue morir en la cruz, para que tengamos una vida placentera y sin problemas económicos? Vayamos a la luz de la Biblia:

Este pasaje usado por muchos movimientos como “doctrina”, se encuentra en la segunda carta que reciben los cristianos ubicados en Corinto, donde Pablo principalmente expone defensa de quienes atacaban su credibilidad como apóstol de Cristo. Pablo se vio obligado a reivindicar su propio apostolado, con el fin de recuperar un espacio de ministerio entre los corintios. En este proceso desenmascara a sus adversarios como obreros fraudulentos y falsos apóstoles (2 Co 11.13)

Aparte de contener algunos temas teológicos, se aprecia un proyecto de recaudación o colecta especial (8:1-9:15), este significativo esfuerzo de Pablo, demostraba solidaridad con los santos pobres en Jerusalén. No era que estos cristianos estaban “bajo maldición” sino que dada la persecución de la iglesia ubicada en Jerusalén (Hechos 8:1), la misma quedó debitada, enfrentando altos niveles de pobreza y hambre. Entiéndase que no leerá en todas las epístolas a Pablo, a Pedro, a Juan o a cualquier otro autor haciendo este tipo de recolectas, esto se tiene que entender como una situación particular de la época en Jerusalén, ciudad donde se comenzó a predicar el evangelio y en la que el mismo Pablo antes de conocer a Cristo, asolaba y encarcelaba a los cristianos (Hechos 8:3).

Entendiendo la situación anterior, estudiemos el capítulo 8

2 Corintios 8:1-2 Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.

Pablo dio crédito a la gracia de Dios que motivó la generosidad de las iglesias de Macedonia (provincia romana en el norte de Grecia) para ayudar a los cristianos en Jerusalén. A pesar que las iglesias de Macedonia (Filipos, Tesalónica y Berea) también estaban siendo probadas con aflicciones y también eran muy pobres, ellos eran ricos en su enfoque de hacer el bien, lo cual hacían con abundante alegría.

2 Corintios 8:3-4 Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.

En el versículo 3 y 4, Pablo da fe que los de Macedonia no dieron sólo lo que podían, sino que dieron aún más y lo hicieron por su propia cuenta, tanto así que literalmente suplicaron por ayudar, no viéndolo como obligación, sino como un privilegio.

2 Corintios 8:5-6 Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios; de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.

En el versículo 5 Pablo dice que la respuesta de los cristianos de Macedonia fue mayor de lo que esperaban, porque su primer paso fue entregarse ellos mismos al Señor (Romanos 12:1-2; 1 Pedro 2:5) y luego colaborar con Pablo y su colecta de ofrendas, tal como Dios quería. En parte sintiéndose en deuda con los cristianos de esta primera iglesia en Jerusalén, donde habían recibido bendiciones espirituales y quienes pasaban una situación muy severa. En el v6 leemos que Pablo encargó a Tito (un año atrás) la labor de recaudar el dinero que les correspondía a los cristianos en Corinto, le dijo que regresara nuevamente a ellos y terminara de reunir las ofrendas para la ayuda a los hermanos en Jerusalén.

2 Corintios 8:7-8 Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia. No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.

El en el versículo 7 Pablo elogia a los cristianos en Corinto resaltando sus virtudes cristianas, él reconoce en esta segunda epístola, una iglesia con confianza santificadora en el Señor, de aplicación en la sana doctrina, interés y pasión por lo espiritual, así como el amor inspirado por sus líderes. El v8 Pablo no está imponiendo que lo hagan, ni en cuanta cantidad se debe hacer, pero pone a prueba que tan genuino es su amor, cuando lo compara con el que expresaron las iglesias de Macedonia, él quería que la motivación por contribuir con los necesitados fuera el resultado de su amor al Señor y a los hermanos en la fe.

Hasta este punto no vemos nada de pactar, ni sembrar carros, ni ofrendar mucho para que te Dios bendiga más, como lo hacen ver algunos herejes y manipuladores, una ofrenda siempre debe ser voluntaria, y no porque la persona se siente obligado o intimidado, así siempre Dios lo ha establecido (Génesis 4:2-4; 8:20; Éxodo 25:1-2; Números 18:12; Deuteronomio 16:10; Proverbios 3:9; Lucas 19:1-8), la ofrenda voluntaria no debe confundirse con el diezmo (la décima parte de las entradas o ganancias netas) dedicadas a Dios como una expresión de adoración, en el Antiguo Testamento, aunque no se anuncian castigos al pueblo de Israel por no darlos, hay promesas de bendiciones por darlos (Deuteronomio 28:1-13; Malaquías 3:10). Mientras que en el Nuevo Testamento se mantiene la práctica de diezmar como gratitud y responsabilidad cristiana (2 Corintios 9:7; Hebreos 7:1-10; Lucas 21:1-4), no porque Dios necesite nuestro dinero, sino para que la obra de Dios continúe y su Palabra pueda seguirse predicando. En ningún momento Pablo establece que se tenían que dar contribuciones como una ley o costumbre arraigada, menos por manipulación u otras motivaciones, por eso en nuestros días el verdadero creyente, quien ha comprendido la gracia de Dios, la salvación, el amor por su obra, cuando se le enseñan las verdades de la Biblia, él será responsable y demostrará su agradecimiento al dar de lo que ya Dios de antemano le ha permitido obtener.

2 Corintios 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Fíjense que el pasaje comienza diciendo: Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, Pablo enseña un modelo, el mejor ejemplo, un patrón, donde da una lección de lo que es dar por gracia, haciéndole ver a los de Corinto que ellos estaban en una posición de ayudar a los creyentes más necesitados. Por amor se hizo pobre, la expresión se hizo pobre viene del griego “Ptojeúo” significa (ser mendigo, quedar indigente y en sentido figurado hacerse pobre). Es en este contexto que Pablo explica como Cristo se humilló, se despojó de sí mismo, teniendo todo poder, autoridad, soberanía, gloria, honor y majestad (Isaías 9:6; Juan 1:1; 8:58; 10:30; 17:5; Colosenses 1:15-18; 2:9; Hebreos 1:3) dejó su lugar propio con Dios, y en obediencia al Padre tomó forma humana, muriendo en la cruz de una forma terrible, para ocupar el lugar que merecíamos. Filipenses 2:5-8 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Siendo rico, donde se usa el verbo “Ploutéo” con el significado ser rico o enriquecerse, sigue la misma línea, se usa metafóricamente para expresar la eternidad y gloria de Cristo.

Para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos: Las riquezas que aquí enseña Pablo no tienen que ver con carros, yates, aviones, casas, mansiones, posiciones, joyas o dinero, habla de riquezas espirituales, dones, bendiciones, habla de ser ricos con la salvación, el perdón, el gozo, la paz, la gloria, el honor y la majestad. Se refiere a ser coherederos con Cristo.

Veamos los siguientes pasajes:

Romanos 8:17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

1 Corintios 1:4-5 Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia

Efesios 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo

1 Pedro 1:3-4 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros

2 Corintios 8:10-11 Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado. Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.

Pablo aconseja que completen lo que comenzaron hace un año, y que lo den en proporción a lo que tienen, no escribiéndolo como mandamiento, pero si enseñando que si nos hemos comprometido con algo, debemos cumplir dicha promesa. Cuando un cristiano ayuda al hermano más necesitado, recibirá de Dios bendiciones espirituales, materiales o recompensas eternas.  

Ya en los próximos versículo Pablo indica el propósito de la ofrenda (v10-15), los procedimientos de la ofrenda (8:16-9:5) y la promesa de la ofrenda (9:6-15)

Conclusión:

¿Cristo murió para que fuésemos ricos? R= En ninguna manera. La prosperidad del creyente en el ámbito espiritual y material, será en proporción a la intimidad y comunión que tengamos con el Señor, guardando nuestra vida del pecado y siendo obedientes a su Palabra, será el resultado de una buena mayordomía y administración de lo que Dios nos permite obtener y de lo que nos esforcemos por estudiar y trabajar. Muchas iglesias paralelas manipulan que el que no diezma y ofrenda va al infierno, pero la Biblia enseña que somos salvos por gracia, no porque usted siempre ofrende. Bíblicamente  deberíamos asumir esta responsabilidad y entender que lo que Dios hizo por nosotros, nunca lo podremos pagar ni que trabajásemos 2000 años, Él ha sido fiel, bueno y grande en misericordia, pero no permita amigo/hermano que le manipulen con los diezmos y ofrendas, esto no es un invento, esto aparece en la Biblia, pero los que ignoran el estudio de las escrituras, son fácilmente engañados por estos lobos herejes, que no son salvos, no les interesa su salvación, pero si quieren quitarle su dinero

Juan 8:32 “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”

Ismael Quevedo

¿Es correcto atar y desatar?

cadenas1

Hoy en día es muy común escuchar frases como: “Yo anulo, yo ato, yo cancelo, yo no recibo, yo desato, etc” como si fuesen una especie de conjuro o unas palabras mágicas, no conforme con esto, todas estas expresiones están en su gran mayoría asociadas a bendiciones materiales, logros, éxitos, conquistas, finanzas, otros la usan en momentos de pruebas, tribulaciones o enfermedad, para atar al diablo, los demonios y pare de contar. Ciertamente en la Biblia se menciona la expresión atar y desatar, pero ¿Qué enseña realmente la Biblia sobre este tema? Veamos el siguiente pasaje:

Mateo 16:13-19 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Comencemos con el estudio:

1) No te lo reveló carne ni sangre: Cuando Jesús hacía declaraciones mesiánicas siempre hacían alusión al AT, de modo que nunca le había revelado a Pedro y a los discípulos su identidad por completo. Sin embargo Dios había abierto los ojos de Pedro para conocer el significado de aquellas declaraciones, y le reveló a él, quien era Jesús en realidad, es decir Pedro no estaba sólo expresando una respuesta, era una confesión de Fe personal, la cual fue hecha posible por un corazón divinamente regenerado

2) Jesús dice “Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia”. Cuando Jesús le dice “y sobre está roca” hace referencia a que Pedro echará el fundamento sobre la piedra de fundación, es decir, que llevaría el mensaje para edificar la primera iglesia, considere que Pedro controlado por el Espíritu Santo, fue el que predicó por primera vez a los judíos y a los gentiles, por lo que esta expresión de Jesús tiene total armonía con lo sucedido en el libro de los hechos, (Mateo 7:24-25 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca) significando esto, que Cristo es y siempre será la piedra de fundación

Hechos 4:11 Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo

1 corintios 3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

Jesucristo es la cabeza de la iglesia (Efesios 5:23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador) de modo que hay un error al decir que por Pedro o por cualquier otro apóstol se regiría la iglesia, más bien ellos edificarían sobre lo que Jesús les enseñó en su ministerio, ya que el roll de primacía o superioridad es reservado únicamente para Cristo (Efesios 2:20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo)

Pedro no vino a poner nuevas reglas, ni a cambiar las cosas, y mucho menos conseguirá en el NT, que Pedro u otro Apóstol andaba atando o desatando cosas asociadas a bienestar o materialismo, al contrario él mismo confiesa que la piedra angular es Cristo (1 era Pedro 2:4-6). De modo que Pedro como todos apóstoles fueron hombres que siguieron el propósito divino para completar las sagradas escrituras y fundar la primera iglesia, dando ejemplo de vivir para Cristo, aceptando su voluntad perfecta, y mostrando que si era posible vivir la vida que agrada a Dios

3) Jesucristo menciona “Mi iglesia” enfatizando que Él (Jesucristo) es el arquitecto, constructor, dueño y Señor. La palabra iglesia proviene del griego Ekklesia y significa “Llamar fuera de o llamados fuera”, los apóstoles iniciaron la labor de fundar las primeras iglesias, ya que después que ellos fueron redimidos por gracia, ellos anunciarían el evangelio para que todos aquellos que habrían de ser salvos, formaran parte del cuerpo de Cristo (La iglesia). 1era Corintios 12:12-13 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Por algo en Mateo 28 Jesucristo encarga la gran comisión para cumplir el propósito de que muchos conozcan la verdad, y la verdad los haga libres

4) Las llaves del reino representa autoridad, es el mismo contexto donde se explica que un Rey podía gobernar, tomar decisiones, dirigir y controlar su pueblo y/o territorio, la autoridad sobre su iglesia, la tiene Jesucristo pues Él es Rey de Reyes y Señor de Señores, esto NO es autoridad para bendecir por mi boca, tampoco para perdonarle pecados a otros, tampoco para atar a demonios o al diablo, ni para que se cumplan deseos personales en el creyente, sino para determinar según la doctrina bíblica, si alguien es perdonado o no, para corregir al creyente que vive pecando, para tratar el perdón entre hermanos, es decir, cuando la autoridad en la iglesia hace este tipo de exhortaciones o llamados de atención, si ellos le demuestran esto a la luz de la Biblia, pueden estar seguros “mientras le enseñen lo correcto” que Dios está de acuerdo también. La iglesia puede decirle a una persona impenitente (que se mantiene firme en su mal comportamiento y actitudes incorrectas) que es atada en sus pecados, al final la iglesia dice lo que Dios dice sobre esa persona, y cuando la iglesia reconoce que una persona arrepentida ha sido desatada de sus pecados, Dios está de acuerdo.

reunion

“El concepto de atar o desatar en la Biblia, tienen otros significados”

Atar:

En sentido figurado. Se considera vínculo de los esposos (Romanos 7:2; 1era corintios 7:27, 39).

En sentido sobrenatural. Estar atado por satanás: (Lucas 13:16)

Desatar:

En sentido figurado. Derribar un edificio (Juan 2:19, Efesios 2:14)

En sentido figurado. Anulación de una ley (Mateo 5:19, Juan 5:18)

También atar y desatar era el uso de los rabinos para declarar doctrinalmente una cosa lícita o ilícita, también entre los hebreos la expresión aludía a la autoridad que tenían los rabinos e intérpretes de la ley para discutir cuestiones doctrinales y disciplinarias basados en la ley (Mateo 23:13; Lucas 11:52)

Jesús le dice a sus discípulos que ellos tienen autoridad, (y con ellos toda la Iglesia), para desatar a los pecadores o para declarar en pecado a quienes no obedezcan o rechacen el poder del Espíritu Santo (Juan 20:23). Las palabras atar y desatar, son dichas para todos los creyentes y no solamente para Pedro y los apóstoles. Dios desata y libera, pero deja esta gran responsabilidad también a todos los creyentes formalmente reunidos como asamblea para el trato de cuestiones de disciplina

4d

Estudiemos otros versículos que muchos utilizan erradamente:

Mateo 18:15-17 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Más si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

“Por tanto” ese por tanto del versículo 15, significa (por lo cual o en base a) y está relacionado a los primeros 14 versículos, aquí se nos enseña sobre el perdón al hermano y la sugerencia es resolver el conflicto o la diferencia con el ofensor, este debe ser el primer paso y buscando la solución inmediata, pero si el ofensor no te oyere, dice que toma a uno o dos contigo para que sean testigos en el tratamiento del problema (paso 2), ahora si no los oyere a ellos, entonces el 3er paso sería aclararlo a la iglesia, principalmente con el pastor o en otras instancias líderes de la iglesia. Si no atiende a la reprensión tenle por gentil y publicano, es decir considéralo como no cristiano, pues se evidencia que aún no ha nacido de nuevo, el impío por lo general no perdona, sino que odia, y guarda rencor en el corazón

Mateo 18:18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

En ninguna parte del capítulo 18, se menciona espíritus, enfermedad, bendiciones, demonios o al mismo satanás. Más bien se habla de una persona que inicia su caminar con Cristo como un niño, y durante su transitar vendrán tropiezos. Atar no se refiere a encadenar ni atraer cosas a mi vida, y tampoco desatar significa que sobreabunden las cosas que queremos. Atar y desatar aquí, trata el tema del perdón, pues cuando alguien te ofende, o te hace algo malo, estás ligado a él en buscar la solución al problema, es decir, si uno como cristiano conoce la verdad, y sabe que Dios nos manda a perdonar porque Él también nos perdonó a nosotros, si la persona que nos ofendió, nos pide perdón y nosotros le perdonamos, entonces allí estamos desatando, pero si por el caso contrario, la persona se rehúsa a pedir perdón, y no hay arrepentimiento, entonces seguimos atando el conflicto.

Mateo 18:19-20 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

“Otra vez os digo” es decir hace nuevamente énfasis en el tema que se está tratando (el perdonar o disciplinar al hermano). “Si dos se pusieren de acuerdo de cualquiera cosa que pidieren”, no se refiere a bendiciones o sueños, ni para que una petición se cumpla, sino a la disciplina, la acción o corrección que se tratará con la persona. “Allí estoy yo en medio de ellos” Dios respalda o avala la decisión final que la autoridad en la iglesia (El pastor y/o líderes) consideren sobre la situación

Ya es tiempo iglesia que despertemos de estas expresiones anti bíblicas, entendamos que ser hijo de Dios, no te hace un segundo Dios, lo que recibes de parte de Dios no es tu derecho, ni es que Dios está obligado a dártelo, eso se llama gracia, y debemos aprender a pedirle al Señor las cosas de acuerdo a su voluntad, ejemplo: Si una persona está enferma, y tú dices que atas la enfermedad, y esa persona se sana, debes entender que se sanó porque Dios así lo quiso, no porque usted lo dijo. ¿Qué pasaría si la persona no es sana de manera milagrosa? ¿Dirás que fue falta de fe? ¿Dirás que faltó repetirlo 20 veces? No amigo/hermano, ciertamente Dios escucha la oración de sus hijos, pero es diferente cuando pides que Dios sea el que obre, a que creas que Dios es el genio de la lámpara. Por otro lado, nunca conseguirá en el AT a algún profeta, Juez, o sacerdote atando al diablo o a los demonios, pues esto Dios nunca se los ordenó, ya que el que tendría el poder para atar al diablo era Jesucristo (Mateo 12:22-30), la Biblia nos enseña, resistid al diablo y huirá de vosotros (Santiago 4:7). No digo con esto que un cristiano genuino no puede reprender al diablo, pero atarle y reprender son dos cosas distintas. Efesios 6:12 no indica que usted va a estar atando a los demonios ni nada por el estilo, lucha no es guerrear, sino aludir el combate, satanás y sus demonios utilizan el engaño, las tentaciones y distracciones para atacar, significando esto que la lucha espiritual es dejar perversiones sexuales, ocultismo, idolatría y toda clase de pecados que quieren separarte de Dios.

Si estudiamos el texto que le sigue, no ve a Pablo mandándonos a atar, sino a resistir. (Efesios 6:13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes) se recalca la necesidad que el cristiano se apropie de toda la armadura espiritual, mediante la obediencia a Dios en todo tiempo. El cristiano correcto descansa en su Señor pues nada pasa a menos que Él lo permita, lo que tenemos que hacer como sus hijos, es apartarnos del pecado (1 Juan 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca)

Juan 8:32 Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres

Ismael Quevedo

Engaños en el Cristianismo

Imagen1

Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:32

Nombres y frases, que hoy se usan como base doctrinal en la iglesia, o como regla de fe, pero que ni siquiera aparecen en la biblia, y las que si aparecen, no son doctrina, ni fundamento de fe.

  1. Sobrenatural: No aparece en la biblia
  2. Impartición: No aparece en la biblia
  3. Decreto: Alusivo a las leyes que Dios había dado a Israel, y leyes que establecían algunos reyes en el viejo testamento. En el nuevo testamento aparece en Colosenses 2:15. En referencia de la victoria de Cristo en la cruz, liberándonos del decreto (la ley que nos condenaba). No tiene nada que ver con decretar bendiciones materiales, ni sanidad, ni milagros.
  4. Ato bendición: Esa frase como tal no aparece en la biblia. Aparece la palabra atar, y es en referencia a la autoridad de Cristo ejercida en su iglesia, por medio de sus líderes, en cuanto a las disciplinas que se deben tomar, para mantener la santidad y la verdad en la iglesia. Mateo 16:19, Mateo 18.
  5. Recibe, recibe: Esa palabra como se quiere aplicar el día de hoy, no aparece en la biblia, nunca se vio a los apóstoles, pronunciando a alta voz para que la gente recibiera al Espíritu Santo, sanidad, milagros, bendiciones materiales, etc. En la biblia lo que sí se nos anima, es a recibir la palabra de Dios, y no hacerlo traerá consecuencia en nuestras vidas. Juan 12:48, Hechos 17:11.
  6. Yo declaro: De esa manera no aparece en la biblia. En las escrituras la palabra “declaro o declaración”  aparece significando varias cosas: El reporte de un testigo ocular, un énfasis de que el mensaje se les había predicado, hablar a alta voz sobre los atributos eternos de Dios, etc. Pero no hay ni una enseñanza, ni un mandato, a declarar bendiciones, sanidades, milagros, y cosas naturales, ante poniendo nuestro YO, como si fuéramos mayores que Dios. Apocalipsis 1:1
  7. Poder en el acuerdo: Esto tampoco aparece en la biblia de esa manera. Se malinterpreta Mateo 18:19 en donde el Señor dice: Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Pero aquí se habla cuando los líderes se reúnen para ejercer la disciplina en la iglesia, el Señor, les certifica que una vez que los ancianos guiados por el E.S. y la sabiduría, deciden cual será la disciplina apropiada para ese hermano, El Señor, les concedería la ejecución de dicha disciplina. Todos los textos usados para justificar ese supuesto poder en el acuerdo, están fuera de la exégesis correcta. Porque no hay tal, como ponernos de acuerdo para orar por algo, y como somos dos que estamos de acuerdo, Dios automáticamente deberá concederlo, porque hay un poder en el acuerdo
  8. Sanidad interior: Esta práctica como la enseñan el día de hoy, no aparece en la biblia. Cristo murió para dar vida espiritual a los hombres no sanidad, porque no estábamos enfermos espiritualmente, sino muertos espiritualmente, y Cristo nos resucito. Efesios 2:1, Ezequiel 37. Pero contrario a lo que enseñan el día de hoy. Con el nuevo nacimiento, el Espíritu Santo viene a morar en nosotros, y en nuestro interior, ya hay una total sanidad realizada por el E.S. por lo cual ningún creyente necesita que se le esté sanando interiormente. Eso es psicología, y no es bíblico. La sanidad interior que se enseña hoy, será para los incrédulos, pero no para un verdadero creyente

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Juan 7:38

Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios. Romanos 7:22

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 2 Corintios 4:16

Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. Efesios 3:16-19

  1. Unción o ungido: Esta frase como se usa el día de hoy en las iglesias del siglo XXI, tampoco es bíblico. La palabra unción en la biblia se trataba de un aceite que se derramaba sobre los sacerdotes iniciando desde Aarón y siguiendo la línea de los sacerdotes. Salmos 133. Y de allí se les llamaba ungidos. Cuando inicio la monarquía, ese mismo rito también se usó a la hora de elegir a un rey para Israel, y a ellos también se les llamo ungidos, pero toda esa línea de ungidos, tuvo su fin, cuándo llegó a esta tierra el último y gran ungido: Jesucristo. De hecho, tanto la palabra hebrea Meshias y la palabra Cristos, significan ambos: “El Ungido“. Es decir, Jesucristo es el único gran Ungido que hay en estos momentos, así que los que se la viven creyéndose súper ungidos, están fuera de lo que dice la biblia. Otro aspecto importante es que la biblia dice, que los que hemos aceptado a Cristo, ya hemos sido ungidos por el Espíritu Santo que mora y permanece en nosotros.

Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 1 Juan 2:20

Os he escrito esto sobre los que os engañan. Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él. Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados. 1 Juan 2:26-28

Está muy clara la verdad bíblica. El único gran ungido es Cristo y los cristianos no necesitamos que nadie venga a ungirnos, con ritos místicos y satánicos, como si fueran de Dios. Otro dato importante es que el aceite que se usaba es una simbología del E.S. En el viejo testamento el E.S. descendía sobre algunas personas, pero luego se iba como el caso de Sansón, Saúl, entre otros.

Pero en el día de pentecostés el E.S. vino y ha permanecido aquí en la tierra, llenando a los creyentes, y convenciendo al mundo de pecado, de justicia y de juicio. (Hechos 2) Por esa razón hombres como Cash Luna, Guillermo Maldonado, Benny Hinn, y todos los miles de pastores y líderes, que hoy creen que tienen al E.S. bajo su control y que se lo lanzan  a la gente diciendo: Recibe, recibe, con sus chaquetas, con sus alientos, con sus zapatos, y pare de contar, en verdad nada tiene que ver con el E.S. estos rituales, que no son otra cosa que el espíritu del anticristo que usa a estos apóstatas para engañar a cuantos cristianos flojos, e incautos que no leen su biblia.

El E.S. no es propiedad de nadie, y no obedece a nadie, porque el E.S. es Dios. Y El hace lo que quiere, cuando quiere, y como quiere. El gobierna la iglesia, no al revés

  1. Avivamiento: Esa palabra así, no aparece en la biblia. En las escrituras esta solamente avivar, y aviva, pero son en referencia al crecimiento o resucitación en nuestra vida espiritual, ya que avivar significa: “Volver a la vida“. Los verdaderos procesos de resucitación espiritual en la biblia venían como resultado de un encuentro con la palabra de Dios, y por el cambio que ella producía en las personas, para salvación. Romanos 1:16, Génesis 35, Ezequiel 37. Sin la predicación del evangelio, no habrá nuevo nacimiento. Así que, las multitudes, los show musicales, los grandes templos, y la riqueza de la iglesia del siglo XXI. Nada de ello, es señal de un verdadero resucitar espiritual.
  2. Transferencia de riqueza: No aparece en la biblia, algunos malinterpretan cuando Israel iba a las batallas, y al ganar se quedaban con el botín de guerra, entonces muchos líderes hoy cometen un gravísimo error llamado “Remplacismo” que es cuando queremos atribuirnos a nosotros textos claramente referentes al pueblo de Israel o a una persona en específico del viejo testamento. Y Por la frecuencia de ese error, es que muchos creen y erróneamente predican  que Dios les va dar el botín (las riquezas de los perdidos) a la iglesia el día de hoy, pues, eso no aparece en la biblia, ni en ningún texto Neotestamentario. La promesa para la iglesia, es que Dios supliría de todo lo que se necesite o le falte. Filipenses 4:19. Pero nunca, el Señor prometió hacerla rica, con los recursos de los perdidos.
  3. Empoderamiento: Esa palabra muy recurrente el día de hoy, no aparece en la biblia.
    Muchos el día de hoy dicen que Dios va a empoderar a sus hijos, es decir, que Dios nos va dar de su poder para conquistar riquezas, naciones, puestos públicos, etc. Mentiras, nada de eso es verdad. Bíblicamente al único que Dios ha empoderado y le ha concedido todo su poder, para que gobierne y Juzgue sobre todo es al Señor Jesucristo.

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Mateo 28:18

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra. Filipenses 2:9-10

Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo. Juan 5:22

¿Ven? Que el único que ha sido empoderado por Dios, es su hijo Jesucristo. Por eso, cuando Jesús envió a sus apóstoles, no les dijo: “yo los empodero”. NO, les dijo: en mi nombre harán esto y aquello. ¿Porque? R= porque sólo en el nombre de Jesús, hay poder, en el de más nadie, porque a mas nadie, Dios le ha cedido su autoridad. La biblia claramente dice:

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:5

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Hechos 4:12

Solo unido a Jesús, y bajo la autoridad de su nombre, y su voluntad, es que la gente se salva, se sana, y es libertada. Por eso la Gloria siempre será únicamente para el Señor Jesucristo, para más nadie

David Durelia

La blasfemia contra el Espíritu Santo

apostasia

Este tema lo podemos estudiar en los siguientes pasajes (Mateo 12:22-37; Marcos 3:20-30; Lucas 11:14-23) hoy día muchos cristianos piensan que se trata de atribuirle un poder maligno al Espíritu Santo, o decir que tal milagro proviene de Satanás y no de Dios, pero ¿Qué enseña la Biblia sobre la blasfemia contra el Espíritu Santo? Para comenzar con la explicación lo primero que tenemos que hacer es estudiar a quiénes Jesús les declara estas palabras. Él lo hace a los fariseos, cuya definición proviene del griego “farisaio” es el equivalente hebreo “perusim”. Los Fariseos eran una secta de judíos de la época, organizados en pequeñas comunidades, se dedicaban a la docencia y promovían el desarrollo de la religión de la sinagoga, se proponían alcanzar una perfecta obediencia a la Ley de Moisés, eran tan religiosos que casi llegaron a deificarla, este partido fue el más influyente y ponían el énfasis no en la rectitud de la acción, sino en su corrección formal, pero su enseñanza era primordialmente ética y práctica, no teológica, por eso era inevitable su oposición a Cristo. 

Al inicio del capítulo 12 de Mateo, nos podemos dar cuenta que los fariseos estaban buscando una oportunidad para acusarle, ellos estaban junto al grupo de seguidores de Jesús, pero no estaban porque querían aprender del Mesías, sino buscando tenderle una trampa, lo podemos leer cuando los discípulos “tuvieron hambre” un día de reposo y ellos le dicen a Jesús que esto no era lícito hacerlo (Mateo 12:2) sin embargo, Jesús les deja claro que las leyes acerca del día de reposo no restringen los hechos producto de la necesidad (vv. 3,4); servir a Dios (vv. 5,6); o los actos de misericordia (vv. 7,8) el día de reposo había sido instaurado para el beneficio del hombre y la Gloria de Dios. Cuando Jesús pasa por la sinagoga de ellos, los fariseos trataron de acusarle preguntándole si era lícito sanar en el día de reposo (vv. 10) pero Jesús les resalta que hacer el bien siempre es legal así fuese el día de reposo, Cristo demostraba su deidad sanando, resucitando y liberando a las personas de los demonios.

Conociendo ya la intención de los fariseos, podemos leer en (Mateo 12:22-23) que Jesús sana a un endemoniado, y el pueblo atónito pensaba que Él era el Hijo de David (Un título mesiánico que sólo se utiliza en los evangelios sinópticos). Luego desde el versículo 24 al 29, Jesús en su omnisciencia conoce los pensamientos de los fariseos y les aclara que un reino dividido no puede permanecer, el punto importante es que los fariseos no eran ignorantes a la deidad de Jesús, por el contrario, con toda intención querían difamarle para que sus seguidores no creyesen en Él. Jesús resalta algo importante en el versículo 30 “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama” la palabra desparrama viene del griego “skorpizo” y acá significa desparrama o dispersa. En pocas palabras dice, el que no está de mi parte, esparce. Luego nos dice en el versículo 31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; más la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. Blasfemia del griego “blasfemos” significa abusivo, difamar o hablar mal.

Mateo 12:32 A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero. ¿Por qué contra el Hijo sí? Porque todavía Jesús estaba humanamente en su labor ministerial, y no se había completado su sacrificio en la cruz, por tanto, las personas por ignorancia a las escrituras y por no conocer a que había venido el Mesías, se le podía perdonar el hablar mal contra Jesús. Si estudiamos Hechos 9, podemos darnos cuenta que un fariseo como Saulo, en su incredulidad pudo ser perdonado, habiendo hablado mal del “Hijo del Hombre” y aun persiguiendo a los cristianos (1 Timoteo 1:13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad). Ahora ¿Por qué contra el Espíritu Santo no? Porque el Espíritu Santo es quien testifica de Cristo y nos da a conocer su verdad (Juan 15:26; 16:14-15)

La Blasfemia contra el Espíritu Santo es reconocer el verdadero evangelio, es saber que Jesucristo es el Hijo de Dios, es saber cuál es el propósito al que vino y de qué quiere salvarnos, pero “conscientemente torcer la verdad” no hablo de las personas incrédulas o los miembros de una iglesia, me refiero a los que tienen potestad de esparcir engaños, herejías encubiertas y difamar la verdad, estos son los pastores, evangelistas y falsos maestros, por eso el énfasis que les coloqué, ¿A quién Jesús le dijo estas cosas?

¿La Biblia nos habla sobre personas que ya no tienen salvación? Por supuesto que sí:

2 Pedro 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.              

Fíjense la palabra en pasado, “pero hubo” falsos profetas, este término proviene del griego “pseudoprofetes”. Si un verdadero profeta en el A.T. era aquel proclamador de un mensaje divino, y si en el N.T. el que profetisa es quien predica los consejos de la gracia de Dios ya cumplidos ¿De qué habla un falso maestro? De todo lo contrario, distorsiona la verdad, confundiendo conscientemente las ovejas de la iglesia, falsifican la verdad afirmando que hablan en nombre de Dios, cuando más bien lo hacen por incitación de satanás y para condenación de los oyentes (Romanos 16:17; 2 Corintios 11:13-14; Gálatas 3:1; 2 Timoteo 4:3-4) en el cristianismo del siglo XXI ahora la Biblia no es Teocéntrica, sino antropocéntrica, ya Dios no vino a salvarnos, sino hacernos rico y un sin fin de herejías que lamentablemente por ignorancia al estudio de la Palabra, muchos serán engañados. Y el versículo dice ¡Y aún negarán al Señor que los rescató! Si niegan al mismo Señor que los rescató, es porque ellos no son ignorantes a la verdad de las escrituras

2 Pedro 2:2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado. Acá es la misma palabra griega “blasfemeo” que significa difamar.

2 Pedro 2:3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. Aquí mercadería proviene del griego “kapeleuo” significa mercachiflear o manejando engañosamente. Y observemos lo que dice, sobre los tales, la condenación no se tarda, en pocas palabras, desde hace mucho tiempo su condenación está preparada, y los siguiente versículos nos habla que si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron contra Él rebelándose, sino que los arrojó al infierno para el día final del juicio (vv. 4) si no perdonó a las personas en los tiempos de Noé ni a los de Sodoma y Gomorra (vv. 5,6) a ellos tampoco les perdonará, pero así como Dios libro al justo Lot, librará también a los creyentes que realmente amen al Señor y quieren alcanzar la verdad (vv. 7,9)

El versículo 21 dice:  Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Todo el capítulo 2 de la segunda epístola de Pedro y Judas 3-13 hablan sobre los que blasfeman contra el Espíritu Santo, y que ya no tienen salvación

Conclusión:

Gracias a Dios que nos permite conocer la verdad por medio de las sagradas escrituras, estamos en los últimos tiempos y estas cosas se irán agravando más y más, pero es necesario permanecer apegado a la única verdad bíblica para no ser engañados, los apóstatas por su perversa intención de torcer la verdad, serán totalmente cegados por satanás (2 Corintios 4:4) el versículo 11 de Judas dice !Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré. El juicio es la sentencia final para estas personas, porque lamentablemente arrastrarán masivamente a otros que como ellos aman las riquezas, aman a los baales de este siglo, pero no amaron a Dios con toda alma, mente, fuerzas y corazón. Este es el pecado que tácitamente la Biblia plantea como imperdonable, este es la Blasfemia contra el Espíritu Santo

Juan 8:32 “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”

Ismael Quevedo