Tema 2: ¡Es que el diablo me obligó!

Aún dentro de las iglesias se escuchan a personas decir: ¡Es que el diablo me obligó a hacer eso! O ¡El enemigo me controló y lo hice! En pocas palabras afirman que no fueron ellos quienes decidieron pecar, sino que el enemigo los dominó y los controló.

Primeramente para tratar este tema debemos aclarar lo siguiente, los VERDADEROS hijos de Dios no pueden ser controlados, ni poseídos por el maligno, ya que si usted vive una vida recta delante de Dios, siempre estará su cuidado y protección sobre nuestras vidas (1 Juan 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca) La palabra Toca proviene del griego “Japto” aferrarse a, asirse de, asaltar, con el fin de destruir la vital unión entre Cristo y el creyente. Es decir el maligno no puede ni apoderarse, ni agarrar la vida del cristiano verdadero.

¿Acaso Eva quedó poseída por satanás? ¿Acaso la serpiente la obligó y le puso el fruto en su boca? Por supuesto que no, satanás muy astutamente puso en dudas la Palabra de Dios, le mintió, llenó de codicia su corazón, desvió su mirada de Dios, y finalmente Eva terminó cediendo “Voluntariamente” a la tentación, dando entrada al pecado.

Una de las herramientas del enemigo siempre será la tentación, Jesús mismo nos alertó que debíamos estar constantemente velando y orando para no entrar en tentación (Mateo 26:41; Marcos 14:38; Lucas 22:40 y 46) Tentación del griego “Peirasmos” relacionado con “Peirazo” tentar (intentar, probar) es decir, el maligno siempre procurará seducir al cristiano con vicios, placeres, deseos de la carne entre otras artimañas, para que aquel que esté débil espiritualmente, ceda por su propia cuenta a la tentación. Jesús menciona en Mateo 26:41 que la carne es débil, esta palabra débil proviene del griego “asthenes” que significa sin fuerza, el creyente que no alimenta su espíritu con la Palabra de Dios, con la oración, con la iglesia, es más propenso a caer en las trampas del enemigo.

Aunque satanás puede perseguir, tentar, poner trampas y acusar a los creyentes, Dios mismo protege a sus hijos, e impone límites definidos a la influencia o el poder del maligno (Juan 10:27-28 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano) otros textos alusivos son: Juan 17:12-15; Mateo 6:13, Job 1:12

Santiago 1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie. “Apeirastos” se emplea con “Eimi” en el griego y significa no probado, no tentado

Así como el profesor de una universidad coloca una prueba o una evaluación, para comprobar que sus alumnos aprendieron la clase, de igual forma Dios permite que sus hijos puedan ser probados en la Fe, y la confianza en Dios. La intención del profesor no es reprobar a los alumnos, sino garantizar que ya manejan cierto conocimiento en la materia, también Dios no tienta al hombre, pero es necesario que seamos probados en nuestra vida, para demostrar fruto del Espíritu, si somos realmente cristianos y para sus propósitos divinos

Job 1:6-8 Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Nótese que fue Jehová quien inició el diálogo, donde luego de preguntarle a satanás ¿De dónde vienes? Le dice que si no había considerado a su siervo Job, es decir el acusador no llegó diciéndole a Dios que quería probar a Job, más bien el actúa bajo la soberanía y el poder de Dios para cumplir sus propósitos, y porque satanás pensaba que Job era fiel por cuanto había prosperado, finalmente le hace una petición a Dios, que no se puede tomar como una tentación para Él, ya que de antemano eran planes de Dios (Job 1:11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia)

Santiago 1:14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Concupiscencia del griego “Epithumia” denota intenso deseo de cualquier tipo, o tendencia natural hacia lo malo, cuando éramos esclavos del pecado, muchas prácticas que hacíamos (Tito 3:3) no las veíamos graves, incluso no sabíamos que ofendieran tanto a Dios, pero al momento de nacer de nuevo, que trabajamos para hacer morir estos deseos carnales en nuestra vida, es casi seguro que esas áreas son las que el enemigo utilizará para tentar y hacer pecar al cristiano. Por ejemplo, si una persona era adicta a las drogas, se van a presentar ocasiones y facilidad para acceder a los narcóticos, muchas veces el medio serán las personas que nos rodean, o el ambiente que frecuentamos. Si una persona era adicta a la pornografía, no es de extrañarse que cuando navegue por internet aparezcan ciertas publicidades sexuales, que quieren incitar o despertar ese deseo carnal del viejo hombre.

Conclusión:

Cuando una persona peca en adulterio o fornicación, no fue que mágicamente un hombre y una mujer aparecieron en un hotel, cuando una persona accede a la pornografía, no fue que al llegar a su casa o trabajo, la PC se encendió sola y le buscó la página sexual, cuando alguien se embriaga, la botella no se destapó sola, cuando alguien miente, analiza como ocultar la verdad, cuando los ojos de los hombres se van y codician toda mujer que pasa, nadie les gira la cara. En todos estos escenarios, cuando las personas pecan, lo hacen con total y pleno conocimiento, inclusive planificando cómo ocultar el pecado, o planificando pedirle perdón a Dios, yo sé que muchos cristianos pecamos, pero hermanos, la única manera de soportar y resistir las tentaciones es: Velando, orando en todo tiempo y alejarnos del pecado, en Santiago 1:14 se nos muestra que cada uno es atraído y seducido por sus “propias concupiscencias” es decir, por los deseos pecaminosos que pueden brotar del alma humana para adquirir o disfrutar algo que satisfaga a la carne. Cuando se dice “Su propia” se refiere a la naturaleza individual que cada persona tiene, no todos accionan de la misma forma, pero sin lugar a duda influye mucho la crianza, el ambiente, las personas que nos rodean y las preferencias personales, todo esto igualmente puede quedar sujeto por el poder de Dios en nuestras vidas, siempre que nosotros tomemos decisiones correctas y definitivas para vivir en santidad. Atraídos proviene de la Palabra griega “Exelko” fuera de, afuera de o seducir y se usa metafóricamente en este versículo para demostrar que así como en la caza o en la pesca se atraen a los animales afuera de sus guaridas, de la misma manera, la concupiscencia del hombre lo atrae afuera de la protección de su autocontrol, y ¿Cómo se atrae a las víctimas? Con carnadas atractivas que prometen ser algo bueno para el cristiano, pero realmente es dañino y contamina al hombre.

Dios no dijo que para los cristianos se acabarían las tentaciones, más bien nos manda a resistir, sed sobrios y velad (1 Pedro 5:8) pero, ¿Cómo resistiremos al maligno si sólo alimentamos la carne y no el espíritu? Cuando un día no desayunamos y llega la hora del almuerzo, muchos quieren comer doble porque tienen esa sensación que quedó un espacio del desayuno, ojalá y como cristianos pensemos igual en lo espiritual, y que no pase un solo día en que no oremos, escuchemos y estudiemos la Palabra de Dios, y si así pasara, que al día siguiente tengamos una doble porción del alimento espiritual.

Las tentaciones estarán rodeando nuestra vida, pero si decimos que el enemigo nos obliga, y le echamos la culpa de todo a satanás, sencillamente buscamos otro pretexto para seguir pecando

Ismael Quevedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s