¿A quién debe estar dirigida la adoración?

Imagen5

Mateo 4:10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Cuando se hace un análisis profundo y exhaustivo de la adoración en el cristianismo del siglo XXI. Es muy preocupante ver en la actualidad como en muchas iglesias cristianas, de unos años hasta nuestros días. La adoración ha venido sufriendo cambios alarmante, y lo que es peor esos cambios han sido más en sus propósitos y enfoques. He estado en iglesias, en donde toda la música está centrada y enfocada en el hombre. La música cristiana de hoy, está saturada de canciones que exaltan al hombre, animan al hombre, profetizan al hombre, y endiosan al hombre.

Ya es común que las canciones cristianas tengan frases como: “este es tu día” “Dios te va bendecir” “eres la niña de los ojos de Dios” “tu bendición viene” “echa tu red” “te declaro en libertad”. Y pare de contar..

Y lo que hace esto más grave es que cuando se cantan estas canciones humanistas, se dice que se estará adorando a Dios. Y eso de verdad: ¡¡¡ES UNA GRAN MENTIRA Y UN GRAN ERROR¡¡¡

La pregunta es: ¿a quién debe estar dirigida la adoración? R= a Dios. La adoración es Teocéntrica y no antropocéntrica.

Amados hermanos la adoración es toda para Dios, entienda TODA, el tiempo de adoración es totalmente de Dios, adorar es venir a traer ofrendas a Dios, y no a nosotros, de alguna manera la iglesia esta confundida en ese sentido, y en vez de venir a adorar a Dios, sin darnos cuentas nos tienen adorándonos a nosotros mismos. Eso es pecado (Santiago 4:17).

En el libro de los Salmos, en donde se encuentra prescrita gran parte del modelo de adoración bíblica, vemos que todos los salmos de adoración van dirigidos a Dios, y no a los hombres, ni a sus problemas, ni a sus sentimientos, ni a sus planes. Veamos:

Salmos 81:1 [Al músico principal; sobre Gitit. Salmo de Asaf.] Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra; Al Dios de Jacob aclamad con júbilo.

Salmos 92:1 [Salmo. Cántico para el día de reposo.] Bueno es alabarte, oh Jehová, Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo;

Salmos 95:1 Venid, aclamemos alegremente a Jehová; Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación.

Salmos 96:1 Cantad a Jehová cántico nuevo; Cantad a Jehová, toda la tierra. 
Salmos 96:2 Cantad a Jehová, bendecid su nombre; Anunciad de día en día su salvación.
Salmos 98:1 [Salmo.] Cantad a Jehová cántico nuevo, Porque ha hecho maravillas; Su diestra lo ha salvado, y su santo brazo.

Salmos 100:1 [Salmo de alabanza] Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

En la adoración a Dios, no hay cabida para el hombre, la adoración es solo y únicamente para Dios.

Amados hermanos, alzo mi voz para que la iglesia vuelva a los himnos, esos himnos que satanás nos ha hecho olvidar, y menospreciar con el engaño del modernismo, pero fíjese lo bajo que ha caído la música cristiana en nuestros tiempos adorándose a ellos mismos, y no a Dios. Los que piensan que los himnos son antiguos, obsoletos e inútiles, son también los mismos que han llenado a la iglesia con sus músicas sensuales sacadas del mundo, y maquillada con tres versículos sacados de contexto, para corromper la verdadera adoración a Dios. En los himnos hay doctrina, hay biblia, no sé si son viejos o no, lo que me importa es que sean bíblicas, y no comerciales como las canciones de hoy, que se componen con inspiraciones superficiales y se producen para ser vendidos al mercado. Los himnos, no fueron escritos para ese fin tan bajo. En los himnos hay una exaltación total a Dios, a sus atributos, a la persona de Jesucristo, su amor por la humanidad, su sacrificio, su santidad, y su pronta venida. Esas son las cosas que debemos usar para adorar correctamente a Dios.

La verdadera adoración bíblica no es aquella que tenga un excelente arreglo musical, ni tampoco es aquella que fue cantada por el cantante cristiano más famoso del momento. La adoración correcta y bíblica es aquella que exalta el nombre de Dios, sus atributos, pero como lo establece la misma escritura, no como nosotros pensemos o imaginemos. Otra cosa también es que la adoración verdadera debe ser blindada por la persona de Jesucristo, hoy hay un concepto de pronto un poco amplio de Dios, y mucha gente se tiende a confundir, por ello Dios en su sabiduría nos mandó a adorarle por medio de su hijo, solo adorando al Hijo estaremos adorando verdaderamente al Padre.

Amada iglesia abandonemos el sensualismo, el excentricismo, el mercantilismo en la adoración, y volvamos a la adoración bíblica, a la adoración que exalta a la persona de Jesucristo, y a más nadie. Cuando Jesús en la tentación quiso sacarse de encima a satanás, lo hizo haciéndole saber la más grande verdad de todo el universo:

Mateo 4:10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Eso fulmino al diablo y lo alejo del Señor.

“La adoración no es para muchos, la adoración no es para todos, la adoración no es para Dios y para ti, la adoración es sólo para Dios, y para más nadie”

David Durelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s