¿Pueden los cristianos casarse varias veces?

divorcio

En el transcurso de los últimos años es casi normal ver noticias de pastores, líderes y demás miembros de las iglesias que se han divorciado y se han casado nuevamente, como si de cambiarse de carro se tratara, pero lo que muchos intentan tapar u ocultar es lo que la Biblia habla con respecto a este tema, cabe destacar que la enseñanza que bíblicamente estoy exponiendo, aplica para una pareja de cristianos, que se casaron en el evangelio, con el concepto claro y definido de lo que representa el matrimonio en el Señor, y a sabiendas que después de creer en Jesucristo, es la decisión más importante de nuestras vidas

Veamos que dice la escritura:

1 Corintios 7:10-11 Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.

Nótese que Pablo resalta, “Mando, NO YO, sino el Señor” donde resalta que el matrimonio cristiano no debe separarse, inclusive recomienda buscar la reconciliación entre la pareja, y en un caso más fuerte (Adulterio) donde no hay acuerdo de volver, entonces nos dice “Quédese sin casar” vemos que este versículo es totalmente claro, y no aplicaba solamente a la iglesia en Corinto, sino a las demás iglesias en general, incluyendo nuestros tiempos. El único escenario donde se le permite a un cristiano volver a casarse es sólo en caso de muerte, veamos el siguiente versículo:

1 Corintios 7:39 La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor.

Esto aplica tanto a hombres como mujeres, y por supuesto nos resalta que sólo es en caso de muerte, no menciona si ya no le gusta, si discute mucho con ella, o si tiene problemas. El mismo Jesús nos resalta que lo que Dios unió, no lo separe el hombre

Mateo 19:4-6 Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Por tanto no hay excusa, el hombre y la mujer que dan un paso tan importante en su vida como lo es el matrimonio, prometen ante Dios primeramente y luego ante muchos testigos, amarse en enfermedad o salud, en riqueza o en pobreza, en las buenas y en las malas etc. Y adicionalmente indican que lo harán hasta que “La muerte los separe”

Romanos 7:1-3 ¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera.

No importa si en tu iglesia te dicen que esto ha cambiado, o que Dios tiene que entenderte, o que puedes casarte si la ex pareja se casó con otra persona, porque ¿Acaso Dios en su omnisciencia no sabía que en muchos matrimonios existirían problemas? R= Claro que sí, pero para eso está el noviazgo, para estudiar muy bien ¿Con quién me casaré? Y a pesar de que nunca se conoce lo suficientemente a la pareja, sino hasta que te casas con ella, es en esa etapa que debes evaluar si esta persona demostró ser un verdadero hijo (a) de Dios, una persona que ame al Señor por encima de todas las cosas, también cuidará su matrimonio, cuidará su pareja, el verdadero cristiano que tiene temor de Dios, respetará y será fiel a su esposo (a) en cualquier lugar y con quien sea (1 Corintios 7:33). Lamentablemente no hay garantías que un matrimonio será perfecto, en todos habrán problemas y dificultades que ciertamente deben ser superado por ambos, pero aparte del pecado del adulterio, no hay otra razón como para seleccionar separarse de la persona, ¿Qué esa persona le engaño y nunca fue cristiana? Es posible, pues así como alguien decide seguir a Cristo, pero en el camino se aparta (Porque nunca nació de nuevo) de la misma forma, muchos fingen una vida correcta para sólo casarse con alguien (Por su físico, por sentimientos) pero al final no quieren vivir bajos mandatos de Dios, “Estos tendrán sus consecuencias”. Y para los que piensan ¿Cómo aguantará alguien el resto de su vida después de tener esposa o esposo? La Biblia es clara, quédese sólo o busque la reconciliación, es triste por los que no les parece, o por quienes creen que esto es exagerado, pero la Palabra de Dios es clara, y ¡Ay! del que cree que puede manipular o burlar a Dios

Lo más lamentable de todo, no es llegar al punto de la separación, porque aún existe la posibilidad de una reconciliación, Dios puede obrar en la vida de ambos, o del que falló para que sigan siendo una sola carne, lo más crítico de esta situación es que pastores, y muchos ministros siguen en su posición de liderazgo dentro de la iglesia, continuando con sus actividades como si nada hubiese pasado. Dentro de las consecuencias del divorcio, está que no se puede ministrar a la congregación, por lo menos hasta que solucione su situación matrimonial y se produzca una reconciliación (1 Timoteo 3:1-7). En esta situación lamentable, un hombre divorciado no da evidencia de un hogar bien gobernado, y demuestra debilidad espiritual, ya que un pastor por ejemplo debe probar en la intimidad y vulnerabilidad de su propio hogar, su capacidad para guiar a otros a la salvación y santificación, porque así demuestra que Dios le ha dado una capacidad espiritual para ejercer autoridad, y tendrá testimonio como para resolver conflictos, construir la unidad y mantener el amor. 

En pocas palabras lo que realmente existe es una separación física, ya que ante los ojos de Dios, ellos siguen casados, indistintamente que no se reconcilien más, sólo la muerte repito nuevamente, es lo único que te desvincula de tu esposa (o). ¿Qué debo hacer si me casé con otra persona teniendo conocimiento de la verdad? La salida del juicio de Dios, es separarse de la pareja actual, y quedarse sólo, o buscar la reconciliación, ya que si usted estaba casado, y después decide unirse a otra mujer, usted está “Adulterando” no lo digo yo, lo dice la Biblia. 

Lucas 16:18 Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera.

Mateo 19:9 Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

¿Ven lo claro que fue Jesús con respecto a este tema? Tanto que nos aparecen en los evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas). Tal es la seriedad y responsabilidad del matrimonio, que observen lo que concluyeron los discípulos (Mateo 19:10 Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse) ¿Y qué les dijo Jesús? ¿Tranquilos yo los entenderé? R= No, el les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. Si usted es un hijo de Dios debe aceptar los lineamientos descritos en la Palabra, no existe eso de algunas excepciones, o nuevos lineamientos para introducir el pecado dentro de la iglesia. Por eso frases como: Yo creo, a mí me parece, yo no comparto, yo supongo, me imagino etc. No pueden aplicarse en la vida del cristiano, a Dios no le importa lo que tu pienses, sólo debemos preocuparnos por agradar a Dios en toda nuestra manera de vivir, porque ¿Quién puede cuestionar a Dios en lo que ya Él ha establecido?

Ismael Quevedo

“Si es posible vivir en Santidad”

salmos 1119_11

Si desea escuchar el audio de esta reflexión, haga clic aquí: 

https://hearthis.at/quedicelaescritura-db/si-es-posible-vivir-en-santidad/

Esta es la clave para no pecar, muchos al aceptar a Jesucristo como salvador y conocer la verdad de su Palabra, iniciamos una nueva vida cristiana con un anhelo y un deseo de hacer las cosas bien para Dios, entendiendo que ahora somos salvos por gracia, entendiendo que ahora somos hijos de Dios, y comprendiendo que vivimos mucho tiempo sumergidos en pecados que nos conducían a una muerte eterna. Comenzamos a dejar pecados muy notorios en nuestra vida, tales como: Adulterio, fornicación, las borracheras, la idolatría, los robos etc. 

Pero al pasar los años, muchos descuidan su vida espiritual, y comienzan a decaer en áreas que parecieran insignificantes, pero lo que muchos no quieren aceptar o entender, es que para Dios todos los pecados pesan lo mismo, para Dios es tan pecador el hombre más asesino de este mundo, como el que insinúa que es buena gente por tener valores y principios, pero igual miente, engaña, envidia, etc.

“En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti”

La única manera de guardar su Palabra en nuestro corazón, es con estudiar profundamente la Biblia para saber que cosas no agradan a Dios, para entender que Dios aborrece el pecado, para conocer que los hijos de Dios deben andar contra la corriente de este mundo, para percatarnos que hay que tomar decisiones firmes en nuestra vida para ser fieles hasta el final. Y eso no se logra con sólo ver una película cristiana, no se logra con solo estar de escucha en la iglesia, no se alcanzará sólo escuchando música cristiana, no es suficiente con escuchar una emisora cristiana, ciertamente son medios que pueden ayudarnos, pero nunca tendrán el peso del estudio profundo de su Palabra. David usaba la música para adorar y alabar a Dios, pero no era esto lo que ocupaba el centro de su vida. Era la ley, la Palabra de Dios donde estaba su deleite. No sólo en David sino en los demás salmistas

Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.
Salmos 1:2

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.
Salmos 40:8

¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.
Salmos 119:97

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.
Salmos 119:105

¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.
Salmos 119:9

palabra

Podemos ver que los pocos Reyes que en Israel y Judá hicieron lo agradable y recto delante de Dios se rigieron por la ley, no por consejos humanos o por lo que ellos consideraban

E hizo Asa lo bueno y lo recto ante los ojos de Jehová su Dios. Porque quitó los altares del culto extraño, y los lugares altos; quebró las imágenes, y destruyo los símbolos de Asera; y mandó a Judá que buscase a Jehová el Dios de sus padres, y pusiese por obra la ley y sus mandamientos.
2 Crónicas 14:2-4

Y Jehová estuvo con Josafat, porque anduvo en los primeros caminos de David su padre, y no buscó a los baales; Sino que buscó al Dios de su padre, y anduvo en sus mandamientos, y no según las obras de Israel.
2 Crónicas 17:3-4

E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho Amasías su padre. Y persistió en buscar a Dios en los días de Zacarías, entendido en visiones de Dios; y en estos días que buscó a Jehová, él le prosperó.
2 Crónicas 26:4-5

¿Ven que si es posible vivir una vida que agrada a Dios?

Si como cristiano, aún te bajas de la camioneta sin pagar el pasaje, si pasas por la puerta del metro cuando el servicio no está gratis, si te das cuenta que alguien te da dinero de más y no lo regresas, si codicias a toda mujer que te pasa por el frente, si aún vez pornografía, si el jefe te pregunta si llegaste temprano y le dices que si cuando sabes que es mentira, si aún te tomas unas cervecitas, si aún las groserías salen por doquier en tu boca, si aún hay envidia en tú corazón, si todavía compras tu kino táchira, si públicas en mercadolibre un producto con un precio falso, si te tomas fotos inapropiadas para llamar la atención, entre otras. Déjeme decirle que todas estas cosas que parecen insignificantes son pecados, y debería preocuparnos si hacemos estas cosas y no existe ningún tipo de confrontación o redarguimiento, es aún más alarmante si lo hacemos y no confesamos estos pecados.

Tomemos decisiones firmes y definitivas en nuestra vida para no pecar contra Dios, y ocupemos tiempo cada día en el estudio de su Palabra

Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.
1 Timoteo 4:13

Ismael Quevedo

¿Criatura de Dios o hijo de Dios?

Ante un mundo donde muchas personas se hacen llamar hijos de Dios, donde muchos repiten que Dios nos ama a todos tal cual como somos, donde pareciera una moda decir que todos vamos al cielo, debemos revisar a la luz de la escritura ¿Qué diferencias hay entre una criatura de Dios de un verdadero hijo de Dios? 

Comencemos por lo primero en el libro de Génesis cuando se explica la creación, se detalla muy bien la especie animal, se menciona bestias, animales, reptiles, cuadrúpedos, aves entre otros. Pero la palabra “criaturas” en la Biblia se refiere a los seres humanos como creación de Dios, sin embargo esto no significa que todos somos hijos de Dios, pues somos criaturas de Él por medio de Adán, ya que él fue la cabeza de la raza humana, y por ende todo ser humano es descendiente de el

Génesis 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Pero para ser hijos de Dios no basta sólo con existir naturalmente, sino que los hijos de Dios deben tener un nuevo nacimiento espiritual, esto motivado a que nacimos con el pecado que nos separa de Dios.

Romanos 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron

Juan 1:12-13 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Juan 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

Cuando Dios crea a Adán y a Eva les dio un poder procreativo, es decir la multiplicación, de modo que toda la humanidad que existió, que está actualmente y existirá, nacen por la propagación humana. Todas las personas nacen bajo el pecado, es por eso que toda criatura tiene una inclinación a ser desobedientes, malvados, todos sus actos y deseos son contrarios a los de Dios

Romanos 8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;

Gálatas 5:19-21 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Ahora el que es hijo de Dios ha renacido espiritualmente, ahora participa de la naturaleza de Dios, ya no está ligado o atado con el pecado Adánico, ni por su raza natural, ya que por medio del sacrificio de Jesucristo somos nueva creación, pasamos a ser hijos de Dios. El que persevera en sus caminos está libre de la ira de Dios y ahora se encuentra bajo el favor divino

Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

Romanos 8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Un punto muy importante por detallar es que Adán era la cabeza de la creación, pero ahora Cristo es la cabeza de la nueva creación (Sus hijos), muchos quieren escudarse en decir que Dios creó el mal, y no es así, el pecado es producto de la ausencia de Dios en la vida del hombre, es producto de la ambición de querer ser igual a Dios, es consecuencia de apartar la mirada de Dios. Así que tan cierto como lo que les acabo de escribir, es que Dios no es el Padre de todos, pues solamente los considerados hijos de Dios son los salvos por la fe en su hijo Jesucristo

Juan 1:12 Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

De modo que si el hombre es salvo por fe, no entiendo como muchos creen que las buenas obras nos hacen salvos, fíjese nadie irá al cielo sólo por ir a la iglesia, nadie será salvo sólo por ser amable y buena gente, nadie será salvo por decir “Yo nunca he matado o robado” nadie será salvo por darle dinero al que le pide colaboración en el metro, tampoco por mérito humano, ni esfuerzo propio, somos salvos por la fe en Jesucristo nuestro salvador personal

Gálatas 3:26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

Tito 3:5-6 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador

Cuando una criatura se convierte en un hijo de Dios pasa a pertenecer a la familia de la fe, esta hermandad espiritual, es la única fraternidad que vale la pena en este mundo. El libro de los hechos nos muestra claramente que debe hacer una persona para ser salvo, mientras que las epístolas que escribieron los apóstoles inspirados por el Espíritu Santo, nos enseñan a cómo vivir luego de ser salvos, es lógico, después que la oruga pasa su metamorfosis y se convierte en una mariposa, ya no puede vivir ni hacer las cosas que hacía cuando sólo se podía arrastrar, el detalle está en que el verdadero hijo de Dios debe entender que la metamorfosis debe ser hasta el final, no es eventual ni por temporadas.

Ya es tiempo que estudiemos a la luz de la escritura, que si es posible vivir una vida que agrada a Dios, pero nunca podrá ser a nuestra manera, sino como está establecido en su Palabra, dejemos de seguir las corrientes humanistas, donde quieren ponerle un Súper amor a Dios, y que Él sólo es bueno, que Él sólo quiere ayudarte y cuidarte, que nos ama a todos por igual, que todos van al cielo, etc. La música del mundo te dice: No hay que llorar que la vida es un carnaval, vive la vida loca, a quien le importa lo que yo haga y yo diga, nunca cambiaré etc. Si te identificas con esta música y quieres seguir su ejemplo, adelante, siempre serás una criatura más del montón, sigue viviendo en el Narnia del pecado, pero no me cansaré de demostrar a la luz de la Biblia, que sólo serán salvos los verdaderos hijos de Dios, aquellos que pusieron su mirada en Jesucristo y no en los hombres, aquellos que decidieron guardar su mirada, sus manos, sus actos, su corazón de todo lo malo y de todo lo vano, aquellos que no negociaron la salvación por un plato de lentejas, aquellos que entendieron que lo terrenal es pasajero, pero lo espiritual perdura para siempre, aquellos que no callaban la verdad para congraciarse con el mundo, aquellos que no vivían una vida doble, aquellos que comprendieron que la eternidad inicia desde que empezamos a caminar con Cristo, aquellos apartaban tiempo todos los días para orar, para estudiar la biblia, aquellos que anhelaban el domingo para adorar a Dios y su Palabra junto con sus hermanos. Los cristianos los hijos de Dios, no es que fuimos más buenos que los demás, para nada, éramos pecadores también, pero llegó un día en que decidimos seguir a Cristo cueste lo que cueste, y ya nada nos podrá separar de Él.

criatura de dios o hijo de Dios

Y tú ¿Seguirás siendo criatura de Dios o hijo de Dios?

Ismael Quevedo